Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

Agenda Local

Presentación del libro:

Dra. María Inés Bringiotti.y la Lic. Silvia Andrea Palazzo

Prólogo: Por Jorge Corsi

La Editorial Lumen Hvmanitas y la Biblioteca Nacional tienen el agrado de invitar a Ud. a la presentación del libro:

"Palabras y espejos. Aportes para prevenir el legado familiar de la violencia"

de la Dra. María Inés Bringiotti.y la Lic. Silvia Andrea Palazzo

Presentarán la obra el Dr. Jorge Volnovich. Médico, psicoanalista de niños y adolescentes, analista institucional y el Lic. Nicolás Fariña. Psicólogo, especialista en evaluación de riesgo y en tratamiento de niños víctimas de maltrato. Dirección General de la Mujer. GCABA. Director de Hogar Buenos Aires. ONG Pronats. Dirección de la Mujer, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Coordina la mesa: Mgr. Matilde Luna.

Día: Jueves 6 de diciembre, 19 hs.
Sala Augusto Raúl Cortazar, Biblioteca Nacional.
Agüero 2502 Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Grupo Editorial Lumen
Viamonte 1674
CP: C1055ABF
(5411) 4373-1414
editorial@lumen.com.ar

PROLOGO
Presentar este libro es, en primer lugar, un motivo de orgullo, ya que sus autoras simbolizan dos aspectos esenciales de la tarea que ha ocupado mi vida en el último cuarto de siglo: María Inés Bringiotti representa a quienes me han acompañado permanentemente en este camino de estudiar, investigar y transmitir conocimientos acerca del problema del maltrato y el abuso en las relaciones familiares, y Silvia Palazzo representa a quienes se han formado a nuestro lado y tienen la responsabilidad de continuar transitando dicho camino.

Este es un libro que debería formar parte de una hipotética “Escuela para padres, madres y educadores/as”, ya que la profundidad de su propósito desnaturalizador de los malos tratos hacia la infancia merece tener un impacto pedagógico para la revisión y el cambio de ciertas estructuras que caracterizan los vínculos intergeneracionales.

La discusión acerca de los malos tratos hacia niños y niñas es importante y debe permanecer en la agenda de instituciones públicas y medios de comunicación. No obstante, si el cuestionamiento se detiene allí, corremos el riesgo de quedarnos en la superficie del problema. Avanzar hacia aspectos más medulares del asunto, implica meternos en un terreno a menudo eludido: el de la revisión profunda de las relaciones de poder entre adultos y menores. En algún sentido, resulta más cómodo horrorizarse frente a las imágenes televisivas de un niño con el cuerpo marcado por la violencia paterna, que poner en cuestión nuestros propios roles adultos en relación a los niños y las niñas.

Como madres, padres, educadores, muchas veces reducimos a nuestros hijos/as y alumnos/as a la posición de objetos a adiestrar, amaestrar, modelar según nuestro criterio y nuestras “leyes”, despojándolos en ese acto de su lugar como sujetos de derecho.

El mayor abuso de autoridad que cometen los adultos es negar al niño, a la niña, su condición de otro, de persona diferente con sus propios estilos, necesidades, deseos, opiniones, etc. , que pueden coincidir o no con las nuestras. Desde una perspectiva adulta, el paradigma de un niño que "se porta bien" es aquel que se comporta de acuerdo a los deseos y necesidades del adulto. El tan meneado concepto de "poner límites" sirve a menudo como magnífica justificación para los intentos adultos de someter al otro a su voluntad, gesto que a menudo conlleva la humillación. En realidad, "poner límites" debería ser una actitud amorosa de cuidado por el otro, tendiente a evitar que se dañe a sí mismo o a terceros. Cuando se convierte en un arma que somete, que daña, que produce dolor y sufrimiento, se inscribe dentro de la larga lista de atrocidades que se disfrazan bajo el rótulo que reza "lo hago por tu bien", y que sirve para tranquilizar conciencias.

El maltrato físico y el abuso sexual a menores constituyen el último y más grave eslabón de una cadena de abuso del poder adulto. La violencia juvenil es la respuesta que estamos recogiendo por parte de quienes se han sentido abandonados, humillados, no escuchados, maltratados, independientemente del sector social al que pertenezcan. La prevención de esa violencia debe apuntar a las raíces del problema, no a sus manifestaciones últimas. Prevenir, en este caso, consiste en comenzar a diseñar un modelo de Educación para la No Violencia.
Pensar a los niños y las niñas como sujetos de derecho implica mucho más que imprimir afiches con la Declaración Universal de los Derechos de la Niñez. Requiere la elaboración de políticas públicas en el ámbito educativo, tendientes a la democratización de los vínculos entre adultos y menores, camino indispensable para la construcción de una sociedad menos violenta.

Solamente sobre la base de acciones globales dirigidas a la población en riesgo, podemos comenzar a pensar en metodologías de intervención psicológica individual: a) para quienes son agresores o se identifican con los agresores y b) para quienes han sido víctimas o se identifican con las víctimas. En todos los casos, teniendo en cuenta que la violencia no es un problema de impulsividad o de descontrol, sino el producto de la construcción de vínculos basados en el abuso de poder. Hasta tanto no se revisen en profundidad los sistemas de creencias que dan sustento a las conductas violentas, los programas se limitarán a “contener” lo que en realidad requiere de una profunda deconstrucción.
Precisamente, lo que he encontrado en este libro es una excelente tarea de deconstrucción del modo en que se estructura intersubjetivamente el maltrato y el abuso. Hay tres niveles de análisis que resultan indispensables en esta tarea, y los tres están desarrollados en esta obra, a saber:
1. las representaciones sociales acerca del maltrato y el abuso
2. los argumentos adultos que justifican el maltrato y el abuso
3. las percepciones, creencias y emociones que configuran la subjetividad de niños y niñas que sufren malos tratos y abusos.

Todo ello enmarcado en un modelo conceptual integrativo que permite comprender la complejidad de factores que intervienen en la producción de este grave problema social.

Agradezco la contribución que representa esta obra para avanzar en el conocimiento, pero también para proporcionar bases científicas para la elaboración de políticas de prevención, que es, en definitiva, lo que constituye el verdadero norte de todas nuestras acciones.

Jorge Corsi
Director de la Carrera de Especialización en Violencia Familiar
Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires
funny animal pictures funny pictures funny images funny photos

Volver al Listado de Agenda Local

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web