Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

Aspectos Jurídicos

LOS DERECHOS DEL NIÑO SEGUN LA ONU

29 de agosto de 2006

Naciones Unidas
Asamblea General

Distr. general
29 de agosto de 2006
Español
Original: inglés
06-49108 (S) 041006 041006
*0649108*

Sexagésimo primer período de sesiones

Tema 62 del programa provisional*

Promoción y protección de los derechos de los niños
Derechos del niño

Nota del Secretario General
El Secretario General tiene el honor de transmitir a los miembros de la
Asamblea General el informe del experto independiente para el estudio de la
violencia contra los niños, de las Naciones Unidas, Paulo Sérgio Pinheiro,
presentado con arreglo a la resolución 60/231 de la Asamblea General.
El Secretario General espera que la Asamblea General considere con
detenimiento este estudio y los mecanismos necesarios para el seguimiento y
vigilancia de la aplicación de las conclusiones y recomendaciones que adopte sobre
esta importante cuestión.
* A/61/150 y Corr.1.
A/61/299
2 06-49108
Informe del experto independiente para el estudio de la
violencia contra los niños, de las Naciones Unidas
Resumen
Este informe se basa en el estudio pormenorizado realizado por Paulo Sérgio
Pinheiro, experto independiente designado por el Secretario General con arreglo a la
resolución 57/90 de la Asamblea General, de 2002, y presenta un cuadro general de
la violencia contra los niños, al tiempo que propone recomendaciones para prevenir y
dar respuesta a este problema. Proporciona información sobre la incidencia de los
diversos tipos de violencia ejercida contra los niños en la familia, las escuelas, las
instituciones alternativas de acogida y los centros de detención, los lugares donde los
niños trabajan y las comunidades. El informe viene acompañado de un libro que
facilita información más detallada del estudio.
El estudio se elaboró de manera participativa, con consultas a nivel regional,
subregional y nacional, reuniones temáticas con expertos y visitas sobre el terreno.
Además, numerosos gobiernos respondieron al cuestionario que les presentó el
experto independiente en 2004.
El experto independiente agradece a los gobiernos, a los organismos regionales
e interregionales, a las entidades dependientes de las Naciones Unidas, a las
organizaciones civiles y a los niños el amplio apoyo que le han prestado en su
trabajo.
A/61/299
06-49108 3
Índice
Párrafos Página
I. Introducción: La protección de los niños contra la violencia. . . . . . . . . . . . . . . . 1-23 5
A. Mandato y alcance del estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7-10 6
B. Proceso de elaboración del estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11-23 6
II. Un problema mundial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24-37 9
A. Oculta, no denunciada y poco documentada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25-27 9
B. Panorama incipiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 10
C. Factores de riesgo y protección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29-35 11
D. Una amplia variedad de consecuencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36’37 12
III. Entornos en que se produce la violencia contra los niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38-80 13
A. El hogar y la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38-47 13
B. La violencia en la escuela y en los establecimientos educativos. . . . . . . . . 48-52 16
C. La violencia en los sistemas de atención social y en los
sistemas judiciales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53-63 17
D. Violencia en los lugares de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64-68 19
E. Violencia en la comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69-80 21
IV. Progresos logrados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81-89 24
V. Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90-93 26
VI. Recomendaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94-123 27
A. Recomendaciones generales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96-109 27
1. Fortalecer los compromisos y medidas nacionales y locales. . . . . . . . 96 27
2. Prohibir toda violencia contra los niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97-98 28
3. Dar prioridad a la prevención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 28
4. Promover valores no violentos y concienciación . . . . . . . . . . . . . . . . . 100 28
5. Aumentar la capacidad de todos los que trabajan con y para los
niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101 29
6. Proporcionar servicios de recuperación y reinserción social. . . . . . . . 102 29
7. Garantizar la participación de los niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103 29
8. Crear sistemas de denuncia y servicios accesibles y adecuados para
los niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 29
9. Asegurar la rendición de cuentasy poner fin a la impunidad . . . . . . . 105 29
10. Abordar la dimensión de género de la violencia contra los niños. . . . 106 30
11. Elaborar y aplicar sistemáticamente sistemas nacionales de reunión
de datos e investigación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 30
A/61/299
4 06-49108
12. Fortalecer los compromisos internacionales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108-109 30
B. Recomendaciones concretas en función del entorno . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110-114 31
1. En el hogar y la familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110 31
2. En las escuelas y otras instituciones educativas. . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 31
3. En los sistemas de justicia y de atención al niño . . . . . . . . . . . . . . . . . 112 32
4. En el lugar de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113 33
5. En la comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114 34
C. Aplicación y seguimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115-123 35
1. A nivel nacional y regional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116-119 36
2. A nivel internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120-123 37
A/61/299
06-49108 5
I. Introducción: La protección de los niños
contra la violencia
1. La violencia contra los niños jamás es justificable; toda violencia contra los
niños se puede prevenir. A pesar de todo, el estudio pormenorizado sobre la
violencia contra los niños (el Estudio) confirma que dicha violencia existe en todos
los países del mundo, independientemente de las culturas, clases sociales, niveles
educativos, ingresos y origen étnico. En contra de las obligaciones que exigen los
derechos humanos y de las necesidades de desarrollo de los niños, la violencia
contra éstos está socialmente consentida en todas las regiones, y frecuentemente es
legal y está autorizada por el Estado.
2. El Estudio debería constituir un punto de inflexión, un punto final a la
justificación de la violencia por parte de los adultos, ya sea en nombre de una
“tradición” aceptada o disfrazada como “disciplina”. No puede haber concesiones en
el rechazo a la violencia contra los niños. El carácter único de los niños —su
potencial y vulnerabilidad, su dependencia de los adultos— hacen imperativo que
tengan más, no menos, protección contra la violencia.
3. Toda sociedad, sea cual sea su trasfondo cultural, económico o social, puede y
debe poner fin a la violencia contra los niños. Eso no significa que haya que
limitarse a castigar a los agresores, sino que es necesario transformar la mentalidad
de las sociedades y las condiciones económicas y sociales subyacentes ligadas a la
violencia.
4. Este es el primer estudio exhaustivo y de conjunto llevado a cabo por las
Naciones Unidas sobre todas las formas de violencia contra los niños. Se ha basado
en el estudio sobre las consecuencias de los conflictos armados en los niños que
Graça Machel preparó y presentó a la Asamblea General hace 10 años y se inspira
en el Informe Mundial sobre la Violencia y la Salud de la Organización Mundial de
la Salud. Es asimismo el primer estudio de conjunto realizado de manera directa y
constante con los niños. Éstos han participado en todas las consultas regionales que
se han llevado a cabo en relación con el estudio, y han descrito de modo elocuente
la violencia que sufren y sus propuestas para ponerle fin.
5. La violencia contra los niños es multidimensional y exige una respuesta
multifacética. Este estudio combina la perspectiva de los derechos humanos, la
salud pública y la protección del niño y ha contado con la colaboración de expertos
de diversos campos para su preparación. El estudio ha aprovechado el creciente
volumen de estudios científicos que han examinado las causas, consecuencias y
posibilidades de prevenir la violencia contra los niños.
6. Proteger a los niños de la violencia es una cuestión urgente. Los niños han
sufrido durante siglos la violencia de los adultos sin ser vistos ni oídos. Ahora que
las consecuencias de toda forma de violencia contra los niños están comenzando a
ser más conocidas, es necesario prevenir esta violencia y proteger a los niños de
manera eficaz, como lo exige su derecho incuestionable.
A/61/299
6 06-49108
A. Mandato y alcance del estudio
7. En 2001, por recomendación del Comité de los Derechos del Niño, la
Asamblea General solicitó al Secretario General mediante su resolución 56/138 que
llevara a cabo un estudio detallado de la cuestión de la violencia contra los niños y
que presentara recomendaciones a la consideración de los Estados Miembros para
emprender las acciones adecuadas. En febrero de 2003, el Secretario General me
asignó la dirección de este estudio.
8. El Estudio hace suya la definición de “niño” recogida en el artículo 1 de la
Convención de los Derechos del Niño: “todo ser humano menor de dieciocho años
de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la
mayoría de edad”. La definición de violencia es la del artículo 19 de la Convención:
“toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos
tratos o explotación, incluido el abuso sexual”. Igualmente, utiliza la definición
recogida en el Informe mundial sobre la violencia y la salud (2002): el uso
deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo,
contra un niño, por parte de una persona o un grupo, que cause o tenga muchas
probabilidades de causar perjuicio efectivo o potencial a la salud del niño, a su
supervivencia, desarrollo o dignidad1.
9. El informe se ocupa de la violencia contra los niños en diferentes contextos: la
familia, las escuelas, las instituciones alternativas de acogida y los centros de
detención, los lugares donde trabajan los niños y las comunidades. No se ocupa de
los niños en conflictos armados, ya que esta cuestión le compete al Representante
Especial del Secretario General para la cuestión de los niños en conflictos armados,
pero examina asuntos relacionados con ella, como la violencia contra los niños
refugiados y otros niños desplazados.
10. Este informe viene acompañado de un libro que recoge en detalle las
conclusiones y recomendaciones del estudio, así como una versión del informe
adaptada especialmente para los niños.
B. Proceso de elaboración del estudio
11. Para preparar el estudio, establecí un proceso participativo que incluyó
consultas a nivel regional, subregional y nacional, reuniones temáticas con expertos
y visitas sobre el terreno. En marzo de 2004 distribuí entre los gobiernos un
cuestionario sobre sus planteamientos con respecto a la violencia contra los niños.
En total, recibí 133 respuestas2.
12. Entre marzo y julio de 2005 se acordaron nueve consultas regionales para el
Caribe, Asia meridional, África occidental y África central, América Latina,
América del Norte, Asia oriental y el Pacífico, el Oriente Medio y África del Norte,
Europa y Asia central, África oriental y África meridional. Cada consulta reunió a
una media de 350 participantes, entre ellos ministros y funcionarios de los
__________________
1 E. G. Kurg y otros (eds.), Informe mundial sobre violencia y salud (Ginebra, Organización
Mundial de la Salud, 2002), pág. 5.
2 Al 31 de julio de 2006, 132 Estados Miembros y un observador han remitido sus respuestas.
Todas las respuestas pueden consultarse en el sitio web del ACNUDH:
http://www.ohchr.org/spanish/bodies/crc/study.htm.
A/61/299
06-49108 7
gobiernos, parlamentarios, representantes de organizaciones regionales y otras
organizaciones intergubernamentales y de entidades dependientes de las Naciones
Unidas, organizaciones no gubernamentales (ONG), instituciones nacionales de
derechos humanos, otros sectores de la sociedad civil, entre ellos los medios de
comunicación y organizaciones religiosas, y niños. Los niños participaron en todas
las consultas regionales y realizaron aportaciones y recomendaciones para el estudio
de las reuniones que se celebraron antes de cada consulta. Los informes sobre cada
consulta regional junto con sus recomendaciones se encuentran disponibles para su
lectura. También se realizó una serie de consultas subregionales y nacionales.
13. Los gobiernos que organizaron estas consultas participaron activamente en la
promoción del estudio. Varias organizaciones regionales desempeñaron una función
importante en la organización de las consultas, entre ellas la Unión Africana, la Liga
Árabe, la Comunidad del Caribe (CARICOM), el Consejo de Europa, la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de los Estados
Americanos y la Asociación del Asia Meridional para la Cooperación Regional. Las
organizaciones nacionales y regionales se han comprometido a mantenerse
implicadas en el seguimiento del estudio.
14. Realicé visitas en la Argentina, el Canadá, China, El Salvador, Eslovenia,
Guatemala, Haití, Honduras, la India, Israel y los territorios palestinos ocupados,
Malí, el Pakistán, el Paraguay, Sudáfrica, Tailandia y Trinidad y Tabago. Estoy muy
agradecido a todos los que facilitaron las visitas y a los gobiernos de los Estados en
los que se realizaron estas visitas y consultas.
15. Mantuve entrevistas periódicas con miembros del Comité de los Derechos del
Niño y con expertos encargados de mecanismos especiales de la antigua Comisión
de Derechos Humanos. Se analizaron las observaciones finales de los informes de
los Estados partes, así como los informes de los expertos encargados de mecanismos
especiales.
16. El Estudio y su secretaría de Ginebra han contado con el apoyo de tres
entidades de las Naciones Unidas: la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones
Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), el Fondo de las Naciones Unidas
para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), además
de un comité editorial multidisciplinario de expertos.
17. Otras muchas organizaciones realizaron aportaciones al estudio, entre ellas la
Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Oficina del Alto Comisionado de
las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Oficina de las Naciones
Unidas contra la Droga y el Delito y la División para el Adelanto de la Mujer del
Departamento de Asuntos Económicos y Sociales. Un grupo interinstitucional de las
Naciones Unidas se ha reunido para desarrollar estrategias de seguimiento del
Estudio.
18. Además he recurrido a numerosas contribuciones realizadas durante los tres
últimos años por diversos interesados, entre ellos los niños. Más de 270 personas y
organizaciones de numerosas partes del mundo respondieron a mi llamamiento para
presentar contribuciones públicas al Estudio. Entre ellas hubo aportaciones de niños
A/61/299
8 06-49108
e informes de investigación de gran alcance encargados expresamente para el
Estudio3.
19. Las ONG realizaron importantes contribuciones, incluidas presentaciones
escritas. En las primeras etapas de elaboración del Estudio se estableció un grupo
consultivo de ONG en el que participaron niños y jóvenes y que contó con
representantes de todas las regiones. Mantuve estrecho contacto con el subgrupo
sobre niños y violencia que se estableció dentro del grupo de ONG para la
Convención sobre los Derechos del Niño.
20. La Alianza Internacional Save the Children no sólo elaboró numerosos
estudios, sino que además realizó una contribución especial, junto con el UNICEF y
otros participantes, como asesora y facilitadora de la participación de los niños en el
Estudio, especialmente en las consultas regionales. La Red de Información sobre los
Derechos de los Niños (CRIN) ha documentado el proceso del estudio, incluidas mis
reuniones con los niños, y ha puesto esta información al alcance del público en su
sitio web4.
21. Los centros y redes de investigación remitieron información y participaron en
las consultas. El Centro de Investigaciones Innocenti del UNICEF proporcionó
estudios sobre el tráfico de niños, la mutilación genital femenina y las normas
relativas a los derechos humanos, así como sobre los mecanismos para proteger a
los niños. Igualmente, se convocaron reuniones temáticas sobre la violencia de
género, la escuela, el hogar y la familia, los niños con discapacidades, los sistemas
judiciales para menores y los niños en conflicto con la ley, el papel de las
organizaciones religiosas, las tecnologías de la información y las comunicaciones,
los niños refugiados y desplazados y las metodologías para medir la violencia.
22. La elaboración del estudio ha generado reacciones a nivel regional y nacional.
En muchos países la preparación de las respuestas provocó un debate nacional, fue
estímulo para la acción y ya ha dado lugar a actividades de seguimiento. En el
Oriente Medio y África septentrional, el Comité Directivo creado originariamente
para la consulta se ha transformado en un mecanismo regional de seguimiento, y ha
pasado a incluir entre sus miembros a representantes de los gobiernos locales,
además de reforzar la función de la Liga Árabe. Se ha establecido a nivel ministerial
el Foro del Asia Meridional para poner fin a la violencia contra los niños, un
organismo intergubernamental con representación de todos los países, cuya
secretaría ostenta el Pakistán durante los dos primeros años. De acuerdo con los
compromisos expresados en la consulta de Liubliana, el Consejo de Europa puso en
marcha el programa “Building a Europe for and with Children” en abril de 2006,
con el objetivo de proporcionar a los países asistencia normativa y técnica para
poner fin a la violencia contra los niños y servir como instrumento de seguimiento
del estudio. En mayo de 2006, los niños que habían tomado parte en las consultas
regionales se reunieron en Nueva York para afianzar las recomendaciones para
futuras acciones que se habían formulado en esas consultas y otras reuniones.
23. El proceso de elaboración del Estudio ha creado grandes expectativas,
especialmente entre los niños, que esperan que se convierta en catalizador para el
__________________
3 La lista de las contribuciones está disponible en el sitio web del Estudio del Secretario General
de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños: http://www.violencestudy.org.
4 Red de Información sobre los Derechos del Niño (CRIN): http://www.crin.org/violence/.
A/61/299
06-49108 9
cambio real y duradero. Quiero expresar mi más profundo agradecimiento a todos
los que han participado en él.
II. Un problema mundial
24. Hace mucho tiempo que se tiene noticia de la existencia de castigos crueles y
humillantes, de la mutilación genital de las muchachas, de la desatención, del abuso
sexual, del homicidio y de otras formas de violencia contra los niños, pero hasta
hace poco no se había puesto de manifiesto la gravedad y la urgencia de este
problema mundial5.
A. Oculta, no denunciada y poco documentada
25. La violencia contra los niños se presenta bajo diversas formas y depende de
una amplia gama de factores, desde las características personales de la víctima y el
agresor hasta sus entornos culturales y físicos. Sin embargo, gran parte de la
violencia ejercida contra los niños permanece oculta por muchas razones. Una de
ellas es el miedo: muchos niños tienen miedo de denunciar los episodios de
violencia que sufren. En numerosos casos los padres, que deberían proteger a sus
hijos, permanecen en silencio si la violencia la ejerce su cónyuge u otro miembro de
la familia, un miembro de la sociedad más poderoso que ellos como por ejemplo un
jefe, un policía o un dirigente de la comunidad. El miedo está estrechamente
relacionado al estigma que a menudo va unido a las denuncias de violencia, sobre
todo en los lugares en que el “honor” de la familia se sitúa por encima de la
seguridad y el bienestar de los niños. En particular, la violación y otras formas de
violencia sexual pueden acarrear el ostracismo, más violencia o la muerte.
26. La aceptación social de la violencia es también un factor importante: tanto los
niños como los agresores pueden aceptar la violencia física, sexual y psicológica
como algo inevitable y normal. La disciplina ejercida mediante castigos físicos y
humillantes, intimidación y acoso sexual con frecuencia se percibe como algo
normal, especialmente cuando no produce daños físicos “visibles” o duraderos. La
falta de una prohibición legal explícita del castigo corporal es muestra de ello.
Según la Iniciativa Global para Acabar con Todo Castigo Corporal Hacia Niños y
Niñas, al menos 106 países no prohíben el uso del castigo corporal en la escuela,
147 países no lo prohíben en los establecimientos alternativos de acogida y hasta
ahora sólo 16 países lo han prohibido en el hogar6.
27. La violencia pasa desapercibida también porque no existen vías seguras o
fiables para que los niños o los adultos la denuncien. En algunos lugares del mundo
la gente no confía en la policía, los servicios sociales u otras autoridades; en otros,
sobre todo en zonas rurales, no hay autoridades accesibles a las que se pueda
acudir7. En los casos en que se recopilan datos, no se recogen siempre de forma
completa, coherente o transparente. Concretamente, se dispone de pocos datos sobre
__________________
5 A. Reza, J. A. Mercy y E. Krug, “Epidemiology of violent deaths in the world”, Injury
Prevention, vol. 7 (2002), págs. 104 a 111; Krug, op. cit. en la nota 1, págs. 59 a 86.
6 Iniciativa Global para Acabar con todo Castigo Corporal hacia niños y niñas, Sumario de la
legalidad del castigo corporal de los niños (28 de junio de 2006).
7 Estudio multipaís de la OMS sobre salud de la mujer y violencia doméstica (Ginebra,
Organización Mundial de la Salud, 2005).
A/61/299
10 06-49108
la violencia en instituciones de acogida y dependencias de detención, ya que,
aunque los incidentes estén documentados, la mayoría de las instituciones no está
obligada a registrar y dar a conocer tal información, ni siquiera a los padres de los
niños afectados.
B. Panorama incipiente
28. Varias iniciativas, que van desde el análisis estadístico a nivel internacional
hasta la investigación para la adopción de medidas a nivel local, nos dan una idea
más clara de la magnitud y omnipresencia del problema. Los datos recopilados
mediante estas iniciativas indican que si bien en algunos casos los episodios de
violencia son inesperados y aislados, la mayoría de los actos violentos que sufren
los niños la perpetran personas adultas que forman parte de sus vidas: padres,
compañeros de clase, profesores, empleadores, novios o novias, cónyuges y parejas.
Los siguientes ejemplos muestran el alcance de la violencia contra los niños:
• La OMS ha calculado, basándose en un número limitado de datos a nivel
nacional, que alrededor de 53.000 niños murieron en todo el mundo como
consecuencia de homicidios en el año 20028.
• En documentos elaborados en numerosos países de todas las regiones del
mundo se señala que entre un 80% y un 98% de los niños sufren castigos
corporales en el hogar y que un tercio o más de ellos recibe castigos corporales
muy graves aplicados con utensilios.
• Basándose en datos de un amplio abanico de países en vías de desarrollo, la
encuesta mundial de salud realizada en las escuelas ha mostrado recientemente
que entre el 20% y el 65% de niños en edad escolar dijo haber sufrido acoso
físico o verbal durante los 30 días anteriores a la encuesta9. El acoso entre
compañeros es frecuente también en los países industrializados10.
• La OMS calcula que 150 millones de chicas y 73 millones de chicos menores
de 18 años tuvieron relaciones sexuales forzosas o sufrieron otras formas de
violencia sexual con contacto físico en 200211.
__________________
8 Global Estimates of Health Consequences due to Violence against Children. Documento de
antecedentes preparado para el Estudio de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los
Niños (Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2006).
9 Análisis realizado para el Estudio por la Encuesta mundial sobre salud escolar: Organización
Mundial de la Salud (http://www.cdc.gov/gshs o http://www.who.int/school_youth health/gshs).
El análisis utilizó datos de encuestas realizadas entre 2003 y 2005 en Botswana, Chile (zonas
metropolitanas), China (Beijing), Guyana, Jordania, Kenya, el Líbano, Namibia, Omán,
Filipinas, Swazilandia, Uganda, los Emiratos Árabes Unidos, Venezuela (Lara), Zambia y
Zimbabwe (Harare).
10 C. Currie y otros, Health Behaviour in School-Aged Children (HBSC) Study: intenational report
from the 2001/2002 survey. Health Policy for Children and Adolescents, No. 4 (Ginebra,
Organización Mundial de la Salud, 2004).
11 Global Estimates of Health Consequences due to Violence against Children, op. cit. en la nota 8,
en base a cálculos de G. Andrews y otros. “Child sexual abuse”, capítulo 23, en M. Ezzati y
otros, Comparative Quantification of Health Risks: Global and regional burden of disease
attributable to selected major risk factors (Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2004),
vol. 2, págs. 1851 a 1940, y en base a los datos de la División de Población del Departamento de
Asuntos Económicos y Sociales para la población menor de 18 años.
A/61/299
06-49108 11
• De acuerdo con los cálculos de la OMS, entre 100 y 140 millones de chicas
han sufrido algún tipo de mutilación/corte genital12. Los cálculos aproximados
publicados por el UNICEF en 2005 indican que en el África subsahariana,
Egipto y el Sudán cada año 3 millones de muchachas y mujeres son sometidas
a mutilaciones/cortes genitales13.
• Cálculos realizados recientemente por la OIT indican que en el año 2004, 218
millones de niños trabajaban y 126 millones realizaban trabajos peligrosos14.
Los cálculos relativos al año 2000 indican que 5,7 millones realizaban trabajo
forzoso o trabajo en condiciones de servidumbre, 1,8 millones trabajaban en la
prostitución y la pornografía y 1,2 millones eran víctimas de la trata de
niños15. Sin embargo, comparando estos datos con los cálculos publicados en
2002, la incidencia de trabajo infantil ha disminuido en un 11%, y el número
de niños ocupados en trabajos peligrosos se ha reducido en un 25%16.
C. Factores de riesgo y protección
29. El grado de desarrollo económico, el nivel social, la edad, el sexo y el género
son algunos de los muchos factores relacionados con el riego de la violencia letal.
Los cálculos de la OMS indican que en el año 2002 la tasa de homicidios de niños
fue el doble en los países de bajos ingresos que en los países de altos ingresos (2,58
frente a 1,21 por cada 100.000 habitantes). Las tasas más altas de homicidio infantil
se dan en los adolescentes, especialmente en los varones entre 15 y 17 años (3,28 en
el caso de las chicas, 9,06 en el de los chicos) y en los niños entre 0 y 4 años (1,99
en el caso de las niñas y 2,09 en el de los niños)17.
30. Algunos estudios indican que los niños pequeños corren mayor riego de sufrir
violencia física, mientras que la violencia sexual afecta principalmente a los que han
alcanzado la pubertad o la adolescencia. Los chicos corren mayor riesgo de sufrir
violencia física que las chicas, mientras que las chicas están más expuestas a sufrir
violencia sexual, abandono y prostitución forzosa18. Los modelos socioculturales de
conducta y los estereotipos de comportamiento, así como factores socioeconómicos
tales como el nivel de ingresos y el nivel educativo tienen gran importancia.
31. Algunos estudios a pequeña escala ponen de manifiesto que ciertos grupos de
niños son especialmente vulnerables a la violencia. Entre ellos se cuentan los niños
con discapacidades, los que pertenecen a minorías y otros grupos marginados, los
“niños de la calle” y los que se encuentran en conflicto con la ley, así como los
refugiados y otros niños desplazados.
__________________
12 Changing a Harmful Social Convention: Female genital mutilation/Cutting, Innocenti Digest
No. 12 (Florence, UNICEF Innocenti Research Centre, 2005).
13 Ibíd.
14 Eliminación del trabajo infantil: un objetivo a nuestro alcance. Informe global (Ginebra,
Oficina Internacional del Trabajo, 2006).
15 Un futuro sin trabajo infantil: Informe global (Ginebra, Oficina Internacional del Trabajo,
2002).
16 Global Trends in Child Labour 2000-2004. Programa Internacional para la Erradicación del
Trabajo Infantil (IPEC) y Programa de Información Estadística y Seguimiento en Materia de
Trabajo Infantil (SIMPOC) (Ginebra, Oficina Internacional del Trabajo, 2006).
17 Global Estimates of Health Consequences due to Violence against Children, op cit. en la nota 8.
18 Krug, op. cit. en la nota 1.
A/61/299
12 06-49108
32. Las crecientes desigualdades en el nivel de ingresos, la globalización, la
migración, la urbanización, las amenazas a la salud, en especial la pandemia del
VIH/SIDA, los avances tecnológicos y los conflictos armados influyen en el modo
en el que tratamos a los niños. Hacer frente a estos retos y lograr metas convenidas a
nivel internacional, como por ejemplo los objetivos de desarrollo del Milenio, nos
ayudarán a eliminar la violencia contra los niños.
33. Del mismo modo que algunos factores hacen a los niños más susceptibles a la
violencia, también hay factores que pueden prevenir o reducir las posibilidades de
que se produzca la violencia. Aunque hace falta investigar más estos factores de
protección, está claro que las unidades familiares estables pueden ser importantes
fuentes de protección para los niños en todos los entornos.
34. El buen desempeño de la paternidad, el desarrollo de vínculos afectivos entre
padres e hijos y una disciplina afirmativa y no violenta son algunos de los factores
que suelen favorecer la protección de los niños contra la violencia, tanto en el hogar
como en otros entornos. Algunos de los factores proclives a proteger a los niños de
la violencia en la escuela son las normas generales y los planes de enseñanza
eficaces que fomenten actitudes y comportamientos no violentos y no
discriminatorios. Se ha demostrado que los altos niveles de cohesión social tienen
un efecto protector contra la violencia en la comunidad, aun cuando otros factores
de riesgo están presentes.
35. Algunas investigaciones recopiladas por la OMS han identificado varios
factores que parecen facilitar la recuperación de los niños que han sufrido la
violencia19. Entre estos factores se encuentra el firme apego del niño hacia algún
miembro adulto de la familia, altos niveles de atención por parte de los padres
durante la infancia, una relación cálida y de apoyo con un progenitor no maltratador,
así como las relaciones de apoyo con compañeros que no estén envueltos en abuso
de sustancias adictivas o comportamiento delictivo.
D. Una amplia variedad de consecuencias
36. Aunque la violencia puede tener diversas consecuencias para los niños según
sus características y su nivel de gravedad, sus repercusiones a corto y largo plazo
son con frecuencia serias y perjudiciales. La violencia puede provocar una mayor
susceptibilidad a sufrir problemas sociales, emocionales y cognitivos durante toda la
vida y a presentar comportamientos perjudiciales para la salud20, como por ejemplo
el abuso de sustancias adictivas o la iniciación precoz en la actividad sexual21. Entre
los problemas de salud mental y los problemas sociales relacionados con la
violencia se encuentran la ansiedad y los trastornos depresivos, las alucinaciones, el
desempeño deficiente de las tareas profesionales, las alteraciones de la memoria y el
__________________
19 Preventing child maltreatment: a guide to taking action and generating evidence (Ginebra,
Organización Mundial de la Salud y Sociedad Internacional para la Prevención del Maltrato y la
Desatención de los Niños, 2002).
20 V. J. Felitti y otros, “Relationship of childhood abuse and household dysfunction to many o the
leading causes of death in adults. The adverse Childhood Experiences (ACE) Study”, American
Journal of Preventive Medicine, vol. 14 (1998), págs. 245 a 258.
21 Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Adverse Childhood Experiences Study
(Atlanta, National Centers for Injury Prevention and Control, Centros para el Control y la
Prevención de Enfermedades, 2006). Disponible en http://www.cdc.gov/NCCDPHP/ACE.
A/61/299
06-49108 13
comportamiento agresivo. La exposición temprana a la violencia está relacionada
con el desarrollo posterior de enfermedades pulmonares, cardíacas y hepáticas,
enfermedades de transmisión sexual y con el aborto espontáneo, así como con el
comportamiento violento en el seno de la pareja y los intentos de suicidio en etapas
posteriores de la vida22.
37. Se dispone de poca información sobre los costos mundiales de la violencia
contra los niños, sobre todo de los países en desarrollo. Sin embargo, las diversas
consecuencias a corto y largo plazo relacionadas con la violencia contra los niños
hacen pensar que ésta tiene unos costes económicos considerables para la sociedad.
Se calcula que en 1996 en los Estados Unidos de América los costos financieros
ligados al maltrato y abandono de los niños fueron de 12.400 millones de dólares de
los Estados Unidos23.
III. Entornos en que se produce la violencia contra los niños
A. El hogar y la familia
38. La familia es la unidad grupal natural básica de la sociedad, como lo proclama
el artículo 16 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y los artículos 10 y
23 de los Pactos Internacionales de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y
de Derechos Civiles y Políticos, respectivamente. La Convención de los Derechos
del Niño contiene en su preámbulo la idea de que la familia es el entorno natural
para el crecimiento y bienestar de todos sus miembros —en particular los niños—,
con lo cual reconoce que es la familia la que mayor capacidad tiene para proteger a
los niños y proveer lo necesario para su seguridad física y emocional. La privacidad
y la autonomía de la familia son valoradas en todas las sociedades, y el derecho a
una vida privada y familiar, a tener hogar y correspondencia está garantizado en los
instrumentos internacionales de derechos humanos24. Eliminar y dar respuesta a la
violencia contra los niños es quizá más difícil en el contexto de la familia que en
ningún otro, dado que ésta es considerada por lo general la más privada de todas las
esferas privadas. Sin embargo, los derechos de los niños a la vida, la supervivencia,
el desarrollo, la dignidad y la integridad física no terminan en la puerta del hogar
familiar, ni tampoco acaban ahí las obligaciones que tienen los Estados de garantizar
tales derechos a los niños.
39. En las últimas décadas se ha reconocido y documentado que la
violencia contra los niños ejercida por los padres y otros miembros cercanos de la
familia —física, sexual y psicológica, así como la desatención deliberada— es un
fenómeno corriente. Desde la infancia temprana hasta los 18 años de edad, los niños
son vulnerables a variadas formas de violencia en sus hogares. Los agresores son
diferentes de acuerdo con la edad y madurez de la víctima, y pueden ser los padres,
__________________
22 Véase la nota anterior. Véase igualmente: Panel on Research on Child Abuse and Neglect,
Commission on Behavioral and Social Sciences and Education. National Research Council,
Understanding Child Abuse and Neglect (Washington, D.C., National Academy Press, 1999).
23 Report on the Consultation on Child Abuse Prevention, 29 a 31 de marzo de 1999, Ginebra,
Organización Mundial de la Salud (WHO/HSC/PVI/99.1), citado en Krug, o. cit. en la nota 1,
pág. 70.
24 Véase, por ejemplo, el artículo 8 del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y
de las Libertades Fundamentales y el artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos.
A/61/299
14 06-49108
padrastros, padres de acogida, hermanos y otros miembros de la familia y
cuidadores.
40. La mayor parte de las veces, la violencia física contra los niños ejercida en el
seno de la familia no es fatal, ni causa daños físicos visibles de carácter permanente
o grave. Sin embargo, a veces la violencia ejercida contra niños muy pequeños
dentro de la familia causa daños permanentes e incluso la muerte, aunque no fuera
ésa la intención de los agresores. Investigaciones realizadas en varios países indican
que el “síndrome del bebé sacudido” (el maltrato de los niños pequeños consistente
en sacudirlos repetidamente) a menudo trae consigo heridas en la cabeza y lesiones
cerebrales graves25.
41. La violencia contra los niños en la familia puede producirse en el contexto de
la disciplina, bajo la forma de castigos físicos, crueles o humillantes26. El trato
severo y el castigo en la familia son corrientes tanto en los países industrializados
como en los países en desarrollo. Varios estudios realizados y las declaraciones
hechas por los propios niños en el curso de las consultas regionales subrayan el daño
físico y psicológico que estos sufren como consecuencia de tal trato y han propuesto
formas alternativas de disciplina que sean positivas y eficaces27.
42. La violencia física viene a menudo acompañada de violencia psicológica.
Injurias, insultos, aislamiento, rechazo, amenazas, indiferencia emocional y
menosprecio, todas ellas son formas de violencia que pueden perjudicar el desarrollo
psicológico del niño y su bienestar, especialmente cuando estos tratos provienen de
una persona adulta respetada, por ejemplo del padre o de la madre. Es de vital
importancia alentar a los padres a que utilicen exclusivamente métodos no violentos
de disciplina.
43. La desatención, por ejemplo el no cubrir las necesidades físicas o emocionales
de los niños, no protegerlos del peligro o no obtener servicios médicos o de otro tipo
cuando sea preciso, favorece la mortalidad y la morbidad de los niños pequeños. El
desequilibrio que hay entre chicos y chicas en algunas regiones en el porcentaje por
sexos hace pensar que las muchachas corren mayor peligro de sufrir desatención y
violencia. Los niños discapacitados también tiene mayor riesgo de sufrir
desatención. Los niños con discapacidades pueden ser abandonados, práctica que en
ocasiones puede ser aceptada y alentada28.
44. Cada vez se reconoce más la existencia de la violencia sexual en el hogar. De
acuerdo con varios estudios realizados en 21 países (en su mayoría desarrollados)
entre el 7% y el 36% de las mujeres y entre el 3% y el 29% de los hombres dijo
__________________
25 O. Flodmark, “Imaging in battered children”. Rivista di Neuroradiología, vol. 17 (2004),
págs. 434 a 436.
26 Sitio web del Estudio del Secretario General sobre la Violencia contra los Niños
(http://www.violencestudy.org/r27) y J. E. Durrant “Corporal punishment: prevalence, predictors
and implications for child behaviour and development”, en S. N. Hart (ed.), Eliminating
Corporal Punishment (París, UNESCO, 2005), págs. 52 y 53.
27 Alianza Internacional Save the Children, Ending Physical and Humiliating Punishment of
Children – Making it Happen, Part I. Contribución para el Estudio del Secretario General
de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños (Estocolmo, Save the Children
Sweden, 2005). Puede consultarse en el sitio web Regional Consultations
www.violencestudy.org/europe-ca/
28 Estudio del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños,
Regional Desk Review: Violence against Children in West and Central Africa, 2005, pág. 11.
A/61/299
06-49108 15
haber sido víctima de agresiones sexuales durante su infancia, y según la mayoría de
estos estudios la tasa de abusos sufridos por las niñas es de 1,5 a 3 veces la de los
varones. La mayoría de los abusos suceden dentro del círculo familiar29. De modo
similar, un estudio multipaís realizado por la OMS, en el que se recogieron datos
tanto de países desarrollados como de países en vías de desarrollo, mostró que entre
el 1% y el 21% de las mujeres manifestaba haber sufrido abusos sexuales antes de
los 15 años, en la mayoría de los casos por parte de varones miembros de la familia
que no eran ni su padre ni su padrastro30.
45. En algunos países, la no existencia de una edad mínima legal para el
consentimiento sexual y el matrimonio puede exponer a los niños al trato violento
de su pareja. Se calcula que 82 millones de chicas contraen matrimonio antes de
cumplir 18 años31. Un número considerable contrae matrimonio a edades mucho
más tempranas, a menudo de manera forzosa, y corren riesgo de sufrir violencia,
incluidas las relaciones sexuales forzadas.
46. Las prácticas tradicionales nocivas afectan a los niños de manera
desproporcionada y por lo general les son impuestas por sus padres o por los
dirigentes de la comunidad a edad temprana. Según el Relator Especial sobre las
prácticas tradicionales que afectan a la salud de las mujeres y los niños, la
mutilación genital femenina que, de acuerdo con la OMS, se les practica a
muchachas cada vez más jóvenes, es corriente en África y también se da en algunas
partes de Asia y en las comunidades de inmigrantes de Europa, Australia, el Canadá
y los Estados Unidos de América32. Otras prácticas tradicionales nocivas que
afectan a los niños son, entre otras, las ataduras, los arañazos, las quemaduras, las
marcas, los ritos iniciáticos violentos, el engorde, los matrimonios forzosos, los
llamados delitos de “honor” y la violencia relacionada con las dotes, el exorcismo o
la “brujería”.
47. Se calcula que entre 133 y 275 millones de niños de todo el mundo son testigos
de la violencia doméstica cada año33. Presenciar habitualmente escenas de violencia
en el hogar, por lo general a través de peleas entre los padres o entre la madre y su
pareja, puede afectar seriamente su bienestar, su desarrollo personal y su interacción
__________________
29 D. Finkelhor, “The international epidemiology of child sexual abuse”, Child Abuse & Neglect,
vol. 18, No. 5 (2005), págs. 409 a 417.
30 Estudio multipaís sobre la salud de la mujer y la violencia doméstica, op. cit. en la nota 7.29.
31 J. Bruce. “Married adolescents girls; human rights, health and development needs of a neglected
majority”, ponencia presentada por el Consejo de Población en el acto complementario: Early
Marriage in a Human Rights Context, período extraordinario de sesiones de las Naciones Unidas
sobre la Infancia, 8 al 10 de mayo de 2002.
32 La Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos, principal órgano
subsidiario de la anterior Comisión de Derechos Humanos, ha estudiado durante los últimos
años diversas cuestiones temáticas relacionadas con el tema de la violencia contra los niños. La
Rlatora Especial sobre prácticas tradicionales que afectan a la salud de las mujeres y de las
niñas, Halima Embarek Warzazi, ha hecho especial hincapié en la eliminación de la mutilación
genital femenina. Véase, por ejemplo, su noveno y último informe sobre la situación de la
eliminación de las prácticas tradicionales que afectan la salud de las mujeres y las niñas
(E/CN.4/Sub.2/2005/36).
33 Cálculo basado en datos de la División de Población de las Naciones Unidas para la población
mundial menor de 18 años y estudios de la violencia en el hogar realizados entre 1987 y 2005.
Behind Closed Doors: The Impact of Domestic Violence on Children (Londres: UNICEF and
The Body Shop International Plc., 2006).
A/61/299
16 06-49108
social en la infancia y en la edad adulta34. La violencia dentro de la pareja también
hace aumentar el riesgo de violencia contra los niños en el seno de la familia:
estudios realizados en China, Colombia, Egipto, México, Filipinas y Sudáfrica
muestran que hay una estrecha relación entre la violencia contra las mujeres y la
violencia contra los niños35. Un estudio de la India detectó que la violencia
doméstica en el hogar multiplica por dos el riesgo de violencia contra los niños36.
B. La violencia en la escuela y en los establecimientos educativos
48. En la mayoría de los países los niños pasan más tiempo bajo el cuidado de
adultos en establecimientos educativos que en ningún otro sitio, además de sus
casas. Las escuelas desempeñan una importante función en la protección de los
niños contra la violencia. Los adultos que trabajan en centros educativos y los que
los supervisan tienen el deber de proporcionar un ambiente de seguridad para los
niños e impulsar su dignidad y su desarrollo.
49. En muchos casos los establecimientos educativos exponen a los niños a la
violencia e incluso pueden enseñarles a usarla. La percepción pública de la violencia
en las escuelas se ha visto influida por la atención de los medios de comunicación
hacia incidentes extremos en los que se han producido tiroteos y secuestros de
escolares. Sin embargo, es menos probable que los niños mueran o sufran heridas
graves en la escuela que en sus casas o en otros espacios de su comunidad.
50. La violencia perpetrada por profesores u otros trabajadores de la escuela, con o
sin la explícita o tácita aprobación de los ministros de educación y otras autoridades
que supervisan las escuelas, puede revestir la forma de castigos corporales, diversos
castigos psicológicos crueles y humillantes, violencia sexual o motivada por el
género y acoso entre compañeros. Los castigos corporales tales como las palizas y
los golpes con vara son práctica habitual en las escuelas de numerosos países. La
Convención sobre los Derechos del Niño exige a los Estados partes que tomen las
medidas apropiadas para garantizar que en las escuelas la disciplina se administre de
modo acorde con la Convención. La Iniciativa Global para Acabar con todo Castigo
Corporal hacia Niños y Niñas señala que 102 países han prohibido el castigo
corporal en la escuela, pero el cumplimiento de esa norma es desigual37.
51. La violencia en las escuelas también se produce en forma de peleas y acoso
entre estudiantes38. En algunas sociedades el comportamiento agresivo, incluidas las
peleas, se percibe como un problema menor de disciplina. El acoso entre
compañeros a menudo está ligado a la discriminación contra los estudiantes de
familias pobres o de grupos marginados por su etnia, o que tienen características
personales especiales (por ejemplo su aspecto, o alguna discapacidad física o
__________________
34 L. A. McClosky, A. J. Figueredo y M. P. Koss, “The effect of systemic family violence on
children’s mental health”, Child Development, vol. 66 (1995), págs. 239 a 1261, citado en Krug,
op. cit. en la nota 1, pág. 103; y S. R. Dube y otros, “Exposure to abuse, neglect, and household
dysfunction among adults who witnessed intimate partner violence as children: implications for
health and social services”, Violence and Victims, vol. 17, No. 1 (2002), págs. 3 a 17.
35 Krug, op. cit. en la nota 1 pág. 68.
36 W. M. Hunter y otros, “Risk factors for severe child discipline practices in rural India”, Journal
of Paediatric Psychology, vol. 25 (2000), págs. 435 a 447.
37 Análisis Global: Legalidad del Castigo Corporal, op. cit. en la nota 6.
38 D. Olweus, D. Bullying at School: What We Know and What We Can Do (Oxford, Blackwell,
1993).
A/61/299
06-49108 17
mental). El acoso entre compañeros suele ser verbal, pero a veces también se
produce violencia física. Las escuelas se ven afectadas también por los sucesos que
tienen lugar en la comunidad en general, por ejemplo por la presencia acusada de
bandas y de actividades delictivas relacionadas con ellas, especialmente las que
tienen que ver con las drogas39.
52. En los centros educativos también tiene lugar la violencia sexual y la violencia
por motivos de género. En gran parte esta violencia la ejercen los profesores y
estudiantes varones contra las muchachas. En muchos Estados y regiones la
violencia ataca también cada vez en mayor medida a las personas jóvenes
homosexuales, bisexuales y transgenéricas. El hecho de que los gobiernos no
promulguen y apliquen leyes que protejan de forma explícita a los estudiantes de la
discriminación favorece la violencia sexual y de género.
C. La violencia en los sistemas de atención social y en los
sistemas judiciales
53. Millones de niños, en especial chicos, pasan considerables períodos de su vida
bajo el control y la supervisión de autoridades de atención social o de sistemas
judiciales, y en instituciones como orfanatos, hogares para niños, centros de
acogida, calabozos, cárceles, centros de detención de menores y reformatorios40.
Estos niños están expuestos a la violencia del personal y las autoridades del centro
que son responsables de su bienestar. En la mayor parte de los países el castigo
corporal en las instituciones no está prohibido de manera explícita.
54. El hacinamiento y las condiciones miserables, la estigmatización social la
discriminación, así como la deficiente capacitación del personal aumentan el riesgo
de violencia. Con frecuencia no hay medios efectivos de presentar reclamaciones, ni
mecanismos de seguimiento e inspección, ni reglamentación y supervisión
apropiadas por parte de los gobiernos. A todos los agresores no se les exigen
responsabilidades, con lo que se crea una cultura de impunidad y tolerancia de la
violencia contra los niños. Las consecuencias del confinamiento van más allá de la
propia experiencia de la violencia que tienen los niños. Algunas de las
consecuencias a largo plazo son los retrasos graves en el desarrollo, la discapacidad,
los daños psicológicos graves y el aumento de la tasa de suicidios, así como la
reincidencia.
55. Nada menos que 8 millones de los niños del mundo viven en centros de
acogida41. Un número relativamente pequeño reside en ellos por carecer de padres,
pero la mayoría lo hace por otros motivos: por discapacidad, desintegración
__________________
39 Estudio del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños.
Informe sobre los resultados de la consulta regional para el Caribe, Port of Spain, marzo
de 2005.
40 Nótese que la situación de otros niños bajo custodia estatal, como los niños refugiados y
migrantes, así como la situación de los niños que forman parte de ejércitos en tiempo de paz se
trata en detalle en el estudio exhaustivo sobre la violencia.
41 D. Tolfree, Roofs and Roots: The care of separated children in the developing world (Londres,
Save the Children UK, 1995) citado en International Save the Children Alliance. A Last Resort:
The Growing Concern about Children in Residential Care (Londres, Save the Children UK,
2003), pág. 15.
A/61/299
18 06-49108
familiar, violencia en el hogar y por sus condiciones sociales y económicas, incluida
la pobreza.
56. La violencia ejercida por el personal de las instituciones con el objetivo de
inculcar “disciplina” a los niños consiste, entre otros, en golpearlos con las manos,
varas y mangueras, golpearles la cabeza contra la pared, inmovilizar a los niños en
sacos de tela, amarrarlos a los muebles, encerrarlos en cámaras frigoríficas durante
días y dejarles yacer en sus propios excrementos42.
57. En las instituciones residenciales, los niños con discapacidades pueden ser
objeto de violencia bajo la apariencia de tratamiento médico. En algunos casos,
niños de hasta 9 años son sometidos al tratamiento con electrochoque sin hacer uso
de relajantes musculares o anestesia43. A veces los electrochoques se utilizan
también a modo de “tratamiento por aversión” para controlar el comportamiento de
los niños. También a veces se utilizan las drogas para controlar el comportamiento
de los niños y hacerlos más “obedientes”, con lo que se reduce su capacidad de
defenderse frente a la violencia44.
58. La desatención es otra de las características de muchas instituciones
residenciales en las que las condiciones son tan deficientes que ponen en peligro la
salud y la vida de los niños. En muchos establecimientos para niños con
discapacidades, no hay acceso a programas educativos, de tiempo libre, de
reinserción u otro tipo. A menudo los niños con discapacidades son abandonados en
sus camas o cunas durante períodos prolongados sin que tengan ningún tipo de
contacto humano o estímulo. Esto puede causar graves daños físicos, mentales y
psicológicos.
59. Los niños que viven en centros asistenciales están expuestos a la violencia de
otros niños, especialmente cuando las condiciones y la supervisión del personal son
deficientes y los niños mayores y más agresivos no están separados de los niños más
pequeños o más vulnerables. El personal a veces puede autorizar o alentar el
maltrato entre los propios niños.
60. Aunque el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos y la
Convención de los Derechos del Niño lo prohíben, algunos países aún castigan con
la pena de muerte ciertos delitos cometidos por menores de 18 años. Actualmente, al
menos en 31 países el castigo corporal está permitido como condena por delitos
cometidos por niños45 lo que en algunos países puede incluir palizas con vara,
flagelación, lapidación o amputación.
61. Si bien el artículo 37 de la Convención de los Derechos del Niño obliga a
garantizar que sólo se recurrirá al arresto de los niños como último recurso y por el
mínimo tiempo necesario, en 1999 se calculó que 1 millón de niños se encuentran
__________________
42 United Nations Secretary-General’s Study on Violence against Children Regional Desk Review:
Middle East and North Africa Region (2005), pág. 19; Mental Disability Rights International,
Hidden Suffering: Romania’s Segregation and Abuse of Infants and Children with Disabilities
(Washington, D.C., Mental Disability Rights International, 2006).
43 Mental Disability Rights International, Behind Closed Doors: Human Rights Abuses in the
Psychiatric Facilities, Orphanages and Rehabilitation Centres of Turkey (Washington, D.C.,
Mental Disability Rights International, 2005).
44 Estudio del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños.
Informe resumido, reunión temática sobre la violencia contra los niños discapacitados, 28 de
julio de 2005 (Nueva York, UNICEF, 2005), pág. 18.
45 Resumen global: situación jurídica del castigo corporal, op. cit. en la nota 6.
A/61/299
06-49108 19
privados de libertad46. La mayoría están acusados de delitos menores o leves y es la
primera vez que los cometen. Muchos de ellos son detenidos por absentismo escolar,
vagabundeo o por ser personas sin techo. En algunos países, la mayoría de los niños
detenidos no han sido condenados por cometer un delito, sino que se encuentran a la
espera de juicio47.
62. Con frecuencia, los niños que están detenidos sufren trato violento por parte
del personal, a veces como una forma de control o castigo, muchas veces por
infracciones menores. Al menos en 77 países el castigo corporal y otros castigos
violentos están reconocidos como medidas disciplinarias legales en las instituciones
penitenciarias48. A los niños a veces les propinan palizas, azotes con varas, los
inmovilizan de forma dolorosa y los someten a tratos humillantes, como por ejemplo
desnudarlos y azotarlos con varas delante de otros detenidos. En los centros de
detención sufren especial peligro de sufrir maltrato físico y sexual, principalmente
cuando los supervisores son varones49.
63. De acuerdo con la Convención de los Derechos del Niño, la legislación
nacional de la mayoría de los países exige que los niños en conflicto con la ley estén
en dependencias separadas con el objeto de prevenir los malos tratos y la
explotación por parte de los adultos. Sin embargo, en muchos países es habitual que
los niños permanezcan arrestados junto con los adultos. Los niños detenidos corren
mayor peligro de autolesionarse o de presentar un comportamiento suicida, sobre
todo cuando la detención es larga o indefinida, o cuando se hallan confinados en
instalaciones para adultos.
“A veces un día en la cárcel parecía un año. Pero después de 10 días te
acostumbras y ya no lloras tanto.”
Muchacho interno en un centro de detención de menores.
D. Violencia en los lugares de trabajo
64. Existen pocos datos sobre la violencia contra los niños que trabajan,
especialmente sobre los que trabajan en el sector no regulado50. En todas las
regiones la violencia —física, sexual y psicológica— afecta a muchos millones de
niños que trabajan tanto de forma legal como ilegal. Puede utilizarse para obligar a
los niños a trabajar o para castigarlos o controlarlos en el lugar de trabajo. Algunas
categorías de trabajo ilegal se han definido como “peores formas de trabajo infantil”
y por lo tanto constituyen una forma de violencia contra los niños.
__________________
46 G. Cappelaere y A. grandjean, Niños privados de libertad: derechos y deberes (Madrid,
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, 2000).
47 F. Martin y J. Parry-Williams, The Right Not to Lose Hope (Londres, Save the Children UK,
2005).
48 Resumen global: situación jurídica del castigo corporal, op. cit., en la nota 6.
49 Informe de la Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer de la misión a los Estados
Unidos de América para examinar el problema de la violencia contra la mujer con las cárceles
federales y de los estados (E/CN.4/1999/68/Add.2), párrs. 55 y 58.
50 Estudio preliminar por regiones del estudio del Secretario General de las Naciones Unidas sobre
la violencia contra los niños, Asia Oriental y el Pacífico (2005), ibíd., Oriente Medio y África
septentrional (2005); ibíd., América Latina (2005).
A/61/299
20 06-49108
65. La información sobre actos de violencia contra los niños en el centro de
trabajo indica que en la mayoría de los casos ésta la infligen los “empleadores”, si
bien los agresores pueden ser también compañeros, capataces, clientes, policías,
bandas criminales y, en el caso de la explotación sexual, proxenetas.
66. la categoría de empleo más amplia para las chicas menores de 16 años es el
trabajo doméstico51, que a menudo toma la forma de trabajo no regulado y
explotación, y en ocasiones servidumbre y esclavitud52. Varios países lo han
designado “peor forma” de trabajo infantil bajo el Convenio No. 182 de la OIT
(1999) sobre la prohibición de las peores formas de trabajo infantil y la acción
inmediata para su eliminación53. Los niños trabajadores dicen recibir malos tratos
como castigos corporales, humillaciones y acoso sexual, y los niños empleados en el
trabajo doméstico dicen ser humillados constantemente54. La mayor parte de los
actos de violencia física y psicológica contra los niños que trabajan en el servicio
doméstico son cometidos por mujeres (generalmente las empleadoras), pero las
chicas a menudo sufren violencia sexual por parte de los miembros masculinos de la
familia de su empleadora55.
67. La explotación de los niños menores de 18 años en la prostitución, la
pornografía infantil y actividades similares constituyen formas de violencia56. Se
calcula que 1 millón de niños se incorpora a estos sectores cada año57. Muchos son
coaccionados, secuestrados, vendidos y engañados para hacerles emprender estas
actividades o son víctimas de la trata. Además de la violencia sexual intrínseca a la
prostitución infantil, los chicos y chicas empleados en la prostitución y otros
ámbitos relacionados con ella sufren violencia física y psicológica, además de
desatención. Con frecuencia no pueden buscar ayuda58, y cuando lo hacen pueden
ser tratados como delincuentes, privados de libertad y recibir escaso resarcimiento.
__________________
51 Child Labour: targeting the Intolerable. Informe presentado en el 86° período de sesiones de la
Conferencia Internacional del Trabajo (Ginebra, Oficina Internacional del Trabajo, 1998).
52 Abusos contra niñas trabajadoras domésticas en El Salvador, Human Rights Watch, vol. 16,
No. 1(B) (2004), Always on call: Abuse end Exploitation of Child Domestic Workers in
Indonesia, Human Rights Watch, vol. 17, No. 7(C) (2005); Human Rights Watch, Inside the
Home, Outside the Law: Abuse of child domestic workers in Morocco, Human Rights Watch,
vol. 17, No. 12(E) (2005); y T. Blanchet, Lost Innocence, Stolen Childhood (Dhaka, University
Press Limited, 1998).
53 Helping Hands or Shackled Lives? Understanding Child domestic Labour and Responses To It
(Ginebra, Programa Internacional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la
eliminación del trabajo infantil, 2004).
54 Child domestic workers: A Handbook on good practice in programme intervention (Londres,
Anti-Slavery International, 2005), págs. 5 y 6.
55 J. Blagbrough, “Violence against child domestic workers” (ponencia presentada por Anti-
Slavery International en un taller de Save the Children, Tailandia, septiembre de 2003).
56 Para una definición completa de la explotación sexual de los niños con fines comerciales, véase
la Declaración del Congreso Mundial contra la Explotación Sexual comercial de los Niños,
Estocolmo, junio de 1996. Para verlo en línea: http://www.esecworldcongress.org/sp/index.htm
57 Aprovecharse del abuso: una investigación sobre la explotación sexual de nuestros niños y
niñas (Nueva York, UNICEF, 2001), pág. 20.
58 Child Workers in Nepal Concerned Centre, A Situational Analysis of Child Sex Tourism in Nepal
(Kathmandu Valley and Pokhara) (2003), pág. 27; International Save the Children Alliance,
10 Essentials Learning Points: Listen and Speak out against Sexual Abuse of girls and Boys.
Presentación global al estudio de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños
(Oslo, Save the Children, Noruega, 2005), pág. 58.
A/61/299
06-49108 21
68. El trabajo en condiciones de servidumbre está presente en muchas partes del
mundo. Los niños empleados en trabajo forzoso o en condiciones de servidumbre
pocas veces pueden defenderse de sus empleadores y de otros trabajadores, y tanto
los estudios como los testimonios de los niños indican que todas las formas de
violencia son endémicas en el trabajo forzoso y en condiciones de servidumbre. La
violencia afecta igualmente a decenas de miles de niños sujetos a formas
tradicionales de esclavitud, que todavía sigue existiendo en algunas partes del
mundo.
E. Violencia en la comunidad
69. La comunidad es una fuente de protección y solidaridad para los niños, pero
también puede ser un lugar de violencia, incluida la violencia entre compañeros, la
relacionada con las pistolas y otras armas, la violencia de las bandas, la violencia de
la policía, la violencia física y sexual, los raptos y la trata. La violencia también
puede asociarse con los medios de difusión y las nuevas tecnologías de la
información y las comunicaciones. Los niños de mayor edad tienen más riesgo de
padecer violencia en la comunidad, y las niñas un creciente riesgo de violencia
sexual y por cuestión de género.
70. Para algunos niños, el camino hacia la escuela y desde ella puede ser su
primera exposición independiente a la comunidad, pero también puede ser la
primera vez que se vean expuestos a riesgos. Otros se ven expuestos a la violencia
cuando desempeñan tareas domésticas, como buscar agua, combustible, alimento o
forraje para los animales. Esas tareas, para las que en ocasiones se deben recorrer
distancias considerables, se suelen asignar a las niñas de las zonas rurales del
mundo en desarrollo59.
71. Se ha producido un aumento repentino y notable de las tasas de violencia
(tanto por lo que respecta a las víctimas como a los que la perpetran), en especial
entre jóvenes de unos 15 años, lo que indica que en la adolescencia convergen
varios factores que hacen que la violencia entre compañeros sea más común. Los
datos de que se dispone indican que en muchas partes del mundo las tasas de
homicidio entre jóvenes de 15 a 17 años son al menos tres veces superiores a las de
los jóvenes de 10 a 14 años. Este repentino aumento de la violencia en jóvenes de
más de 15 años se produce incluso en regiones con bajas tasas generales de
homicidio, e indica que es fundamental adoptar medidas para controlar el
comportamiento violento antes de los 10 a 15 años60.
72. La violencia física entre compañeros tiende a ser más común en las zonas
urbanas caracterizadas por falta de empleo, educación y diversiones sociales y
viviendas de baja calidad, en las que poblaciones jóvenes y en rápido crecimiento
expresan su frustración, rabia y tensiones acumuladas en peleas y comportamiento
antisocial. Gran parte de la violencia incluye altercados personales entre amigos y
conocidos, y está muy relacionada con el uso de drogas y alcohol. En los lugares en
los que se dispone de pistolas y otras armas, las peleas a menudo dan como
resultado heridas graves y la muerte. Las diferencias de género de las tasas de
__________________
59 Every Girl Counts, Development, Justice and Gender, Girl Child Report (Ontario, World Vision
Canadá, 2001), pág. 17; UNICEF Somalia, From perception to reality: A study on child
protection in Somalia (Nairobi, UNICEF, 2003).
60 Global Estimates of Health Consequences due to Violence against Children, op. cit. en nota 8.
A/61/299
22 06-49108
homicidio entre adolescentes sugieren que la socialización de los varones y las
normas de masculinidad contribuyen a la violencia. En el Brasil, las tasas entre los
niños son de cuatro a seis veces superiores a las de entre las niñas61.
73. La brutalidad de la policía y la falta de acceso a la justicia se suelen dar en
comunidades muy afectadas por la violencia62. En algunos países la delincuencia
organizada y la violencia de las bandas ha hecho que los gobiernos adopten medidas
firmes de represión contra esos grupos. Sin embargo, cuando esas medidas no se
asocian a una estrategia consistente de prevención, un sistema de datos fidedigno y
un pleno respeto de los derechos humanos, puede aumentar el riesgo de violencia.
Las medidas cada vez más punitivas, incluida la detención a gran escala de
presuntos miembros de bandas, asociada con la arbitrariedad, la ineficacia y una
imposición violenta de la ley contribuye aún más a estigmatizar a los jóvenes pobres
y al aumento de la violencia.
74. Los estudios sobre la violencia física no mortífera revelan que por cada
homicidio cometido por jóvenes hay unas 20 a 40 víctimas de violencia juvenil no
mortífera que requieren tratamiento en el hospital. Al igual que con los homicidios,
las tasas de victimización violenta no mortal son superiores en los varones que en
las mujeres63.
75. Los niños son vulnerables a la violencia sexual y a la explotación de los
miembros de la comunidad. Los actos de violencia sexual suelen cometerlos
personas conocidas de los niños, como miembros de la familia o adultos en
posiciones de confianza (como entrenadores deportivos, clérigos, policías, maestros
y empleadores), pero también personas a quienes los niños no conocen64.
Investigaciones recientes muestran que la violencia es frecuentemente una
característica de las relaciones entre adolescentes. Los resultados preliminares de
la encuesta de salud en curso Global School, realizada entre estudiantes de 13 a
15 años, muestran niveles significativos de violencia física entre las parejas de
jóvenes. En contestación a la pregunta de si habían recibido golpes, bofetadas o les
había hecho daño a propósito un novio o novia en los 12 últimos meses, el 15% de
las jóvenes y el 29% de los jóvenes de Jordania respondieron “afirmativamente”, así
como el 9% de las jóvenes y el 16% de los jóvenes en Namibia, el 6% de las jóvenes
y el 8% de los jóvenes en Swazilandia y el 18% de las jóvenes y el 23% de los
jóvenes en Zambia65.
76. La violencia en la comunidad afecta a los grupos de niños marginados. La
violencia de la policía contra los niños de la calle —desde hostigamiento verbal a
palizas y violación y otros actos de violencia sexual, torturas y “desapariciones”—
es un tema común en los análisis de estudios y consultas. Niños de todas las
__________________
61 Impacto da violência da saúde dos brasileiros (Brasilia, Ministério da Saúde, 2005); Saúde
Brasil 2004: una análise da situacão de saúde (Brasilia, Ministério da Saúde, 2004); Firearmrelated
violence in Brazil (São Paulo, Núcelo de Estudos da Violência, Universidade de São
Paulo, 2004).
62 Easy Targets: Violence against children worldwide (Nueva York, Human Rights Watch, 2001).
63 Krug, op. cit. en nota 1, pág. 27.
64 10 Essential Learning Points, op. cit. en nota 58, pág. 22.
65 Análisis proporcionado al estudio por la encuesta de salud Global School, Organización Mundial
de la Salud, op. cit. en nota 9.
A/61/299
06-49108 23
regiones han comunicado actos de violencia cruel y gratuita de la policía por delitos
menores66.
77. El turismo accesible y asequible ha traído consigo el turismo sexual, que a
menudo supone la victimización de niños. La Internet y otros avances de las
tecnologías de las comunicaciones también parecen estar asociados con un creciente
riesgo de explotación sexual de los niños, así como con otras formas de violencia.
78. Los niños refugiados y desplazados sufren una violencia significativa. Las
investigaciones realizadas sobre los refugiados de África citan la falta de seguridad
en los espacios públicos como riesgo de violencia sexual y por razón de género, en
su mayoría contra las niñas67. Muchos campamentos carecen de edificios seguros,
imposición de la ley regular, santuario para los supervivientes de ataques y medios
para presentar denuncias y obtener reparaciones68. En los casos de desplazamiento
forzado, las mujeres y las niñas en particular pueden verse expuestas a problemas de
protección relacionados con su sexo, cuestiones de género, incluida su posición
cultural y socioeconómica, y su condición jurídica, lo que significa que es menos
probable que puedan ejercer sus derechos en la misma medida que los hombres y los
niños.
79. La trata de seres humanos, incluidos niños, en los países y a través de las
fronteras internacionales es motivo de gran preocupación internacional. El
fenómeno es complejo, derivado de la interacción entre la pobreza, la migración
laboral, los conflictos o los disturbios políticos que dan como resultado
desplazamientos de población69. La trata puede incluir múltiples formas de
violencia: rapto o engaños por parte de los reclutadores en sus transacciones con los
niños, sus padres u otros cuidadores; violencia sexual que afecta a las víctimas de la
trata cuando se las transfiere a su destino70 y se las mantiene en cautividad,
frecuentemente acompañada de violencia, mientras esperan a que se las coloque en
un “trabajo”. La mayoría de las víctimas de la trata acaban en situaciones violentas:
prostitución, matrimonios forzosos y trabajos domésticos o agrícolas en condiciones
de esclavitud, servidumbre o servidumbre por deudas.
80. Los medios de comunicación en ocasiones presentan como normales
situaciones violentas o glorifican la violencia, incluida la violencia contra los niños,
en los medios impresos y visuales, incluidos programas de televisión, películas y
__________________
66 M. Wernham, An Outside Chance: Street Children and Juvenile Justice – An International
Perspective (Londres, Consortium for Street Children, 2004).
67 Darfur: women raped even after seeking refuge; donors must increase support to victims of sexual
violence. Human Rights Watch, comunicado de prensa, 11 de abril de 2005; Lives blown apart:
Crimes against women in times of conflict (Londres, Amnistía Internacional, 2004); A. C. Okot,
I. Amony y G. Otim, Suffering in Silence: A Study of Sexual and Gender Based Violence (SGBV)
in Pabbo Camp, Gulu District, Northern Uganda (Nueva York, UNICEF, 2005); J. Gardner y
J. El Bushra, Somalia, The Untold Story: The War through the eyes of Somali Women
(Londres, Comité Internacional de la Cruz Roja y Pluto Press, 2004).
68 USAID, Proyecto – Linking Gender-based Violence Research to Practice in East, Central and
Southern Africa: A Review of Risk Factors and Promising Interventions. The Policy
Project, 2006.
69 Trafficking in human beings, especially women and children, in Africa (2ª edición) (Florencia,
UNICEF Innocenti Insight, 2004).
70 Trafficking for sexual exploitation and other exploitative practices (Florencia, Centro de
Investigaciones Innocenti del UNICEF, 2005).
A/61/299
24 06-49108
videojuegos71. La Internet también estimula la producción, distribución y uso de
materiales en los que se muestran actos de violencia sexual contra niños. Se ha
utilizado la Internet para pedir relaciones sexuales en línea o para “preparar” a niños
(obtener su confianza para que acaben en una situación en la que pueden sufrir
daños). También expone a los niños a materiales violentos o pornográficos, así como
a hostigamiento e intimidación por parte de adultos y otros niños72. Encuestas
realizadas en el Canadá y el Reino Unido sugieren que un gran número de escolares
han sido hostigados, intimidados o victimizados por correo electrónico o teléfonos
móviles, o alguien ha publicado información engañosa sobre ellos por Internet73. El
acceso a la Internet y su uso por parte de los niños es más difícil de controlar que su
uso de los medios impresos, la televisión y las películas.
IV. Progresos logrados
81. El análisis de las respuestas gubernamentales al cuestionario de mi estudio y
las observaciones finales del Comité de los Derechos del Niño indican que los
gobiernos y otros agentes han elaborado numerosas iniciativas para prevenir las
diversas formas de violencia contra los niños que he mencionado antes y dar una
respuesta.
82. En las consultas regionales también se presentaron las experiencias y
conocimientos acumulados de los Estados y las organizaciones internacionales en la
elaboración y aplicación de iniciativas de prevención y respuesta, atestiguando así la
capacidad de cada país de responder a este grave desafío.
83. Ciento noventa y dos Estados han ratificado la Convención sobre los Derechos
del Niño, y se ha ratificado ampliamente su Protocolo facultativo relativo a la venta
de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía y su
Protocolo facultativo relativo a la participación de niños en los conflictos armados.
Desde la entrada en vigor de esa Convención se han adoptado otros instrumentos
importantes, que han entrado en vigor con un número significativo de ratificaciones.
En 1999 se aprobó el Convenio No. 182 de la OIT, y en 2000 el Protocolo para
prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños,
que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia
Organizada Transnacional.
84. Se han puesto en marcha iniciativas y se han adoptado medidas concretas
sobre la base de esos instrumentos jurídicos. Por ejemplo, el Convenio No. 182 de la
OIT ha dado como resultado nuevas leyes laborales o enmiendas a esas leyes y
planes de acción nacionales que han proporcionado nuevos instrumentos para
eliminar las peores formas de trabajo infantil. También se han hecho progresos para
prohibir y abordar la trata de niños mediante leyes contra la trata y una mayor
cooperación bilateral y multilateral con los países de origen y tránsito.
__________________
71 Estudio del Secretario General sobre la violencia contra los niños, Examen regional:
Norteamérica (2005).
72 ECPAT, Violence against Children in Cyberspace. Informe de recursos para el estudio del
Secretario General sobre la violencia contra los niños (2005).
73 T. Beran y Li Q, “Cyber-Harassment: A Study of a New Method for an Old Behavior”, Journal
of Educational Computing Research, vol. 32, No. 3 (2005), págs. 265 a 277.
A/61/299
06-49108 25
85. Las respuestas al cuestionario sugieren que las medidas para hacer frente a la
violencia contra los niños han sido predominantemente de carácter legislativo. Los
Estados han promulgado leyes que abordan cuestiones relativas a la violencia contra
los niños, y algunos han armonizado sus leyes internas con la Convención, sus
Protocolos facultativos y otros tratados. Sin embargo, a menudo las reformas
jurídicas se han centrado en cuestiones de ámbito reducido, si bien importantes, en
lugar de incluir un enfoque amplio para hacer frente a la violencia contra los niños.
Pocos Estados han hecho un examen detallado de su marco jurídico para poder hacer
frente a la violencia contra los niños con más eficacia, y la aplicación de las leyes,
incluidas las reformas jurídicas, sigue siendo problemática.
86. En muchos Estados, las leyes para hacer frente a la violencia contra los niños
se centran en la violencia sexual o física y no tienen en cuenta la violencia
psicológica. Se centran en la protección y las penas, mientras que la recuperación, la
reinserción y la reparación reciben mucha menos atención. Algunos Estados también
consideran que la prevención debe abordarse simplemente mediante los aspectos de
protección y penalización de las leyes.
87. Las respuestas al cuestionario también destacan la formulación de planes de
acción, programas y políticas nacionales relativos a la violencia contra los niños. A
menudo se centran en la explotación sexual y la trata de niños. Varios Estados han
creado estructuras, incluidos tribunales de menores o de familia, para abordar
cuestiones relativas a la protección de los niños y otras preocupaciones de ese tipo.
Muchos Estados también han comunicado que han realizado campañas de
promoción, concienciación y capacitación sobre los derechos del niño y cuestiones
de protección de la infancia, y muchos han comentado el papel positivo que
desempeñan los medios de comunicación en la concienciación, difusión de
información y movilización de la sociedad. Sin embargo, varios Estados se han
referido al papel dañino que pueden desempeñar los medios de comunicación debido
al sensacionalismo, la violación de la privacidad de los niños víctimas de la
violencia y la exposición de los niños a la violencia.
88. Si bien se reconoce que la aplicación de la ley es desigual y que las iniciativas
existentes son, por lo general, insuficientes, el Comité de los Derechos del Niño y
otros titulares de mandatos de procedimientos especiales de derechos humanos
también reconocen que se han logrado progresos en la protección de los niños de la
violencia en todos los entornos. En su diálogo con Estados partes de todas las
regiones, el Comité ha detectado prácticas y medidas positivas, como iniciativas
para hacer frente a la mutilación genital femenina, el trabajo infantil, incluida la
eliminación de sus peores formas, y la violencia en el hogar contra las mujeres y los
niños, y ha expresado su reconocimiento por ello. Se han creado programas para
proporcionar asistencia y servicios a niños de la calle, prestar apoyo a padres y
aumentar sus conocimientos sobre la crianza de los hijos, y se han creado leyes para
prohibir la discriminación contra los niños que pertenecen a grupos marginados,
incluidos niños con discapacidades, niños infectados o afectados por el VIH/SIDA,
niños indígenas y niños pertenecientes a minorías nacionales, étnicas, religiosas y
lingüísticas.
89. Los mecanismos regionales de protección de los derechos humanos también
han sido fundamentales para mejorar las normas jurídicas de protección de los niños
de la violencia. Los mecanismos de derechos humanos del Consejo de Europa,
incluido el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Comité Europeo de
A/61/299
26 06-49108
Derechos Sociales, han emitido fallos y decisiones importantes sobre la violencia
contra los niños, incluidos los castigos corporales y los abusos sexuales. También se
han elaborado en el Consejo de Europa instrumentos que abordan la trata de niños y
la violencia asociada con las nuevas tecnologías de la información. Los Estados
miembros de la Unión Africana adoptaron el protocolo de la Carta Africana de
Derechos Humanos y de los Pueblos relativo a los derechos de la mujer en África,
que proporciona instrumentos adicionales para eliminar prácticas tradicionales
nocivas, como la mutilación genital femenina. En el plano subregional, en 2000 la
Asociación del Asia Meridional para la Cooperación Regional aprobó una
Convención regional sobre la prevención y la lucha contra la trata de mujeres y
niños con fines de prostitución.
V. Conclusiones
90. A pesar de esos progresos, queda mucho por hacer, y hay varios factores que
limitan los efectos de las medidas que se han introducido o propuesto relativas a la
violencia contra los niños. Incluyen la falta de conocimientos o comprensión sobre
la violencia contra los niños y sus causas fundamentales, y la escasez de datos y
estadísticas sobre el tema contribuyen a ello. Las iniciativas para hacer frente a la
violencia contra los niños a menudo son reactivas, se centran en los síntomas y las
consecuencias y no en las causas. Las estrategias tienden a estar fragmentadas y no
integradas, y se asignan recursos insuficientes a las medidas para resolver el
problema. Además, los compromisos internacionales para proteger a los niños de la
violencia a menudo no se traducen en medidas en el plano nacional.
91. Los Estados Miembros ya han hecho compromisos para proteger a los niños de
todas formas de violencia. Sin embargo, debemos aceptar, de los testimonios de los
niños durante el estudio, así como de las investigaciones, que esos compromisos
distan mucho de haberse cumplido. El mensaje central de estudio es que no hay
ningún tipo de violencia contra los niños que pueda justificarse, y que toda la
violencia contra los niños se puede prevenir. No puede haber más excusas. Los
Estados Miembros deben actuar ahora de manera urgente para cumplir sus
obligaciones y otros compromisos de derechos humanos y garantizar la protección
contra todas las formas de violencia. Si bien son los Estados los que tienen
obligaciones jurídicas, todos los sectores de la sociedad, todas las personas,
comparten la responsabilidad de condenar y prevenir la violencia contra los niños y
responder ante sus víctimas. Nadie puede mirar a los ojos a los niños si continúa
aprobando o consintiendo toda forma de violencia contra ellos.
92. Al mismo tiempo, las consecuencias de la violencia contra los niños varían
según su naturaleza y gravedad, y en consecuencia, la respuesta a esa violencia debe
ser multifacética y reflejar el tipo de violencia, su entorno y quién la perpetra,
teniendo en cuenta siempre el interés primordial del niño.
93. Durante la elaboración del estudio me he guiado por los siguientes principios,
que se reflejan en mis recomendaciones:
a) No hay ningún tipo de violencia contra los niños que pueda justificarse.
Los niños nunca deben recibir menos protección que los adultos;
A/61/299
06-49108 27
b) Toda la violencia contra los niños se puede prevenir. Los Estados deben
invertir en políticas y programas basados en pruebas para abordar los factores
causales de la violencia contra los niños;
c) Los Estados tienen la responsabilidad primordial de hacer que se respeten
los derechos de los niños a la protección y al acceso a los servicios, y prestar apoyo
a la capacidad de las familias para proporcionar cuidados a los niños en un entorno
seguro;
d) Los Estados tienen la obligación de garantizar que los que cometan actos
de violencia rindan cuentas;
e) La vulnerabilidad de los niños a la violencia está relacionada con su edad
y capacidad evolutiva. Algunos niños, debido a su género, raza, origen étnico,
discapacidad o condición social, son especialmente vulnerables;
f) Los niños tienen derecho a expresar sus opiniones y a que éstas se tengan
en cuenta en la aplicación de políticas y programas.
VI. Recomendaciones
94. Mis recomendaciones consisten en un conjunto de recomendaciones generales
que se aplican a todas las iniciativas para prevenir la violencia contra los niños y
responder a ella si se produce, y recomendaciones concretas aplicables a los hogares
y las familias, las escuelas y otros entornos educativos, instituciones de acogida
o detención, el lugar de trabajo y la comunidad.
95. Van dirigidas principalmente a los Estados y se refieren a sus funciones
legislativas, administrativas, judiciales, de elaboración de políticas, prestación de
servicios e institucionales. Algunas recomendaciones van dirigidas a otros sectores
de la sociedad que también son de importancia fundamental. Estos incluyen órganos
profesionales, sindicatos, instituciones de investigación, empleadores y
organizaciones no gubernamentales y comunitarias. También van dirigidas a los
padres y los hijos.
A. Recomendaciones generales
1. Fortalecer los compromisos y medidas nacionales y locales
96. Recomiendo que todos los Estados elaboren un marco multifacético
sistemático para responder a la violencia contra los niños que se integre en procesos
de planificación nacional. Se debe formular una estrategia, política o plan de acción
nacional para hacer frente a la violencia contra los niños con objetivos y calendarios
realistas, coordinado por un organismo que tenga capacidad para lograr la
participación de múltiples sectores en una estrategia de aplicación de amplia base.
Las leyes, políticas, planes y programas nacionales deben cumplir plenamente las
normas internacionales de derechos humanos y tener en cuenta los conocimientos
científicos actuales. La aplicación de la estrategia, política o plan nacional debe
evaluarse sistemáticamente según los objetivos y calendarios establecidos, y debe
contar con los recursos humanos y financieros adecuados para apoyar su aplicación.
No obstante, toda estrategia, política, plan o programa para abordar la cuestión de la
A/61/299
28 06-49108
violencia contra los niños debe ser compatible con las condiciones y recursos del
país de que se trate.
2. Prohibir toda violencia contra los niños
97. Insto a todos los Estados a que garanticen que ninguna persona menor de 18
años pueda ser condenada a la pena de muerte o a cadena perpetua sin posibilidad de
libertad. Recomiendo que todos los Estados adopten las medidas necesarias para
suspender inmediatamente la ejecución de todas las penas de muerte impuestas a
personas por haber cometido delitos antes de los 18 años y adopten las medidas
jurídicas apropiadas para convertirlas en penas que tengan en cuenta las normas
internacionales de derechos humanos. Se debe abolir con carácter prioritario la pena
de muerte como sentencia impuesta a personas que cometieron delitos antes de los
18 años.
98. Insto a los Estados a que prohíban toda forma de violencia contra los niños en
todos los entornos, incluidos todos los castigos corporales, las prácticas
tradicionales dañinas, como los matrimonios tempranos y forzosos, la mutilación
genital femenina y los denominados delitos contra el honor, la violencia sexual y la
tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, como requieren los tratados
internacionales, entre ellos la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas
Crueles, Inhumanos o Degradantes y la Convención sobre los Derechos del Niño.
Desearía señalar a la atención la observación general No. 8 (2006) del Comité de los
Derechos del Niño sobre el derecho del niño a la protección de los castigos
corporales y otros castigos crueles o degradantes (artículos 19, 28, párr. 2, y 37,
entre otros) (CRC/C/GC/8).
3. Dar prioridad a la prevención
99. Recomiendo que los Estados den prioridad a la prevención de la violencia
contra los niños abordando sus causas subyacentes. Así como es esencial dedicar
recursos a la intervención una vez se ha producido la violencia, los Estados deberían
asignar recursos adecuados a abordar los factores de riesgo y prevenir la violencia
antes de que ocurra. Las políticas y los programas deberían abordar los factores de
riesgo inmediatos, como la falta de apego de los padres a los hijos, la desintegración
de la familia, el uso indebido de alcohol o drogas, y el acceso a armas de fuego.
En línea con los objetivos de desarrollo del Milenio, se debería centrar la atención
en las políticas económicas y sociales que aborden la pobreza, el género y otras
formas de desigualdad, las diferencias salariales, el desempleo, el hacinamiento
urbano y otros factores que socavan la sociedad.
4. Promover valores no violentos y concienciación
100. Recomiendo que los Estados y la sociedad civil procuren transformar las
actitudes que aceptan o consideran normal la violencia contra los niños, incluidos
los papeles de género estereotipados y la discriminación, la aceptación de los
castigos corporales y las prácticas tradicionales dañinas. Los Estados deberían
garantizar la difusión y comprensión de los derechos de los niños, inclusive por
parte de los niños. Se deberían utilizar campañas de información para sensibilizar al
público sobre los efectos dañinos que tiene la violencia en los niños. Los Estados
deberían alentar a los medios de difusión a promover valores no violentos y aplicar
A/61/299
06-49108 29
directrices para garantizar un pleno respeto de los derechos de los niños en toda
cobertura de los medios.
5. Aumentar la capacidad de todos los que trabajan con y para los niños
101. Recomiendo que se aumente la capacidad de todos los que trabajan con y para
los niños a fin de contribuir a eliminar toda la violencia contra ellos. Se debería
proporcionar capacitación inicial y en el servicio que imparta conocimientos y
respeto de los derechos de los niños. Los Estados deberían invertir en programas
sistemáticos de educación y capacitación para profesionales y no profesionales que
trabajan con o para los niños y las familias a fin de prevenir, detectar y responder a
la violencia contra los niños. Se deberían formular y aplicar códigos de conducta y
normas de comportamiento claras que incorporen la prohibición y el rechazo de
todas las formas de violencia.
6. Proporcionar servicios de recuperación y reinserción social
102. Recomiendo que los Estados proporcionen servicios de salud y sociales
accesibles, que tengan en cuenta a los niños y sean universales, incluidos cuidados
prehospitalarios y de emergencia, asistencia jurídica a los niños y, cuando proceda, a
sus familias si se detectan o comunican casos de violencia. Los sistemas de salud,
justicia penal y servicios sociales deberían poder abordar las necesidades especiales
de los niños.
7. Garantizar la participación de los niños
103. Recomiendo que los Estados logren activamente la participación de los niños y
respeten sus opiniones en todos los aspectos de la prevención, la respuesta y la
vigilancia de la violencia contra ellos, teniendo en cuenta el artículo 12 de la
Convención sobre los Derechos del Niño. Se debe prestar apoyo y alentar a las
organizaciones de niños e iniciativas dirigidas por ellos para abordar la violencia
guiadas por el interés primordial del niño.
8. Crear sistemas de denuncia y servicios accesibles y adecuados para los niños
104. Recomiendo que los Estados establezcan mecanismos seguros, bien
publicitados, confidenciales y accesibles para los niños, sus representantes y otras
personas para denunciar la violencia contra los niños. Todos los niños, incluidos los
que están en régimen de tutela y en instituciones judiciales, deberían conocer la
existencia de mecanismos de denuncia. Se deberían establecer mecanismos como
líneas telefónicas de ayuda mediante los cuales los niños puedan denunciar los
abusos, hablar con un asesor capacitado de manera confidencial y pedir apoyo y
asesoramiento, y se debería considerar la posibilidad de crear otras maneras de
denunciar los casos de violencia mediante nuevas tecnologías.
9. Asegurar la rendición de cuentas y poner fin a la impunidad
105. Recomiendo que los Estados aumenten la confianza de la comunidad en el
sistema de justicia haciendo que todos los que cometan actos de violencia contra los
niños rindan cuentas ante la justicia y garantizando que se les responsabiliza de sus
actos mediante procedimientos y sanciones penales, civiles, administrativas y
profesionales apropiadas. Se debe impedir que trabajen con niños personas
culpables de delitos violentos y abusos sexuales contra los niños.
A/61/299
30 06-49108
10. Abordar la dimensión de género de la violencia contra los niños
106. Recomiendo que los Estados aseguren que las políticas y los programas contra
la violencia se elaboran y aplican con una perspectiva de género, teniendo en cuenta
los diferentes factores de riesgo a que se enfrentan las niñas y los niños por lo que
respecta a la violencia; los Estados deberían promover y proteger los derechos
humanos de las mujeres y las niñas y hacer frente a todas formas de discriminación
de género como parte de una estrategia amplia de prevención de la violencia.
11. Elaborar y aplicar sistemáticamente sistemas nacionales de reunión
de datos e investigación
107. Recomiendo que los Estados mejoren sus sistemas de reunión de datos e
información a fin de detectar subgrupos vulnerables, informar a la policía y elaborar
programas a todos los niveles, y hacer un seguimiento de los progresos hacia el
objetivo de prevenir la violencia contra los niños. Los Estados deberían utilizar
indicadores nacionales basados en normas internacionalmente acordadas y
garantizar que se compilan, analizan y difundan los datos a fin de comprobar los
progresos a largo tiempo. Se deberían crear y mantener registros sobre nacimientos,
defunciones y matrimonios con plena cobertura nacional allí donde no existan. Los
Estados también deberían crear y mantener datos sobre los niños sin cuidados
parentales y niños en el sistema de justicia penal. Los datos deberían desglosarse por
sexo, edad, medio urbano o rural, características de los hogares y familiares,
educación y etnia. Los Estados también deberían elaborar un programa nacional de
investigaciones sobre la violencia contra los niños en entornos en los que se produce
esa violencia, inclusive mediante entrevistas con niños y padres, prestando atención
especial a los grupos vulnerables de niñas y niños.
12. Fortalecer los compromisos internacionales
108. Recomiendo que todos los Estados ratifiquen y apliquen la Convención sobre
los Derechos del Niño y sus dos Protocolos facultativos, relativos a la venta de
niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía, y a la
participación de niños en los conflictos armados. Todas las reservas que sean
incompatibles con el objeto y propósito de la Convención y los Protocolos
facultativos se deberían retirar de conformidad con la Declaración y Plan de Acción
de Viena de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de 1993. Los Estados
deberían ratificar todos los instrumentos internacionales y regionales de derechos
humanos pertinentes que incluyen disposiciones relativas a la protección de los
niños, entre ellos la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles,
Inhumanos o Degradantes y su Protocolo Facultativo, el Estatuto de Roma de la
Corte Penal Internacional, la Convención sobre la eliminación de todas las formas
de discriminación contra la mujer y su Protocolo Facultativo, los Convenios de la
OIT No. 138, sobre la edad mínima de admisión al empleo, y No. 182 sobre la
prohibición de las peores formas de trabajo infantil, y la Convención de las
Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y el Protocolo
para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y
niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la
Delincuencia Organizada Transnacional. Los Estados deberían cumplir todas sus
obligaciones jurídicas internacionales y fortalecer su cooperación con los órganos
creados en virtud de tratados.
A/61/299
06-49108 31
109. Recomiendo que los Estados actúen de conformidad con sus compromisos de
prevenir la violencia realizados en el período extraordinario de sesiones de la
Asamblea General sobre la infancia y en el contexto de la resolución de la Asamblea
Mundial de la Salud de la OMS74 relativa a la aplicación de las recomendaciones
que figuran en el Informe Mundial sobre la Violencia y la Salud, y otras
resoluciones regionales en materia de salud pública que refuerzan esa resolución.
B. Recomendaciones concretas en función del entorno
1. En el hogar y la familia
110. Considerando que la principal responsabilidad de la educación y el desarrollo
de los hijos recae en la familia y que el Estado debería apoyar a los padres y las
personas encargadas del cuidado de los niños en esa tarea, recomiendo que los
Estados:
a) Inicien o mejoren programas de apoyo a los padres y otras personas
encargadas del cuidado de los niños en su papel de educación del niño. Las
inversiones en salud, educación y servicios de bienestar social deberían incluir
programas de calidad para el desarrollo del niño en la primera infancia, visitas a
domicilio, servicios prenatales y postnatales y programas de generación de ingresos
para grupos desfavorecidos;
b) Elaborar programas concebidos especialmente para familias en
situaciones particularmente difíciles, por ejemplo, familias encabezadas por una
mujer o un niño, pertenecientes a minorías u otros grupos discriminados o que
tengan a su cargo niños con discapacidades;
c) Elaborar programas de educación de los padres que tengan en cuenta las
cuestiones de género y que se centren en formas de disciplina no violentas. Esos
programas deberían fomentar unas relaciones sanas entre padres e hijos y orientar a
los padres hacia formas de disciplina y criterios para el desarrollo de los hijos
constructivos y positivos, teniendo en cuenta la capacidad evolutiva de los niños y
la importancia de respetar sus opiniones.
2. En las escuelas y otras instituciones educativas
111. Considerando que todos los niños deben poder aprender en entornos libres de
violencia, que las escuelas deberían ser seguras y estar adaptadas a sus necesidades
y que los planes de estudio deberían fundamentarse en sus derechos, y considerando
también que las escuelas proporcionan un entorno en el que puede modificarse
cualquier actitud de tolerancia con respecto a la violencia y pueden aprenderse
comportamientos y valores no violentos, recomiendo que los Estados:
a) Alienten a las escuelas a aprobar y aplicar códigos de conducta para la
totalidad del personal y los estudiantes que combatan la violencia en todas sus
formas y tengan en cuenta la existencia de comportamientos y estereotipos basados
en el género y otras formas de discriminación;
__________________
74 Implementing the recommendations of the World Report on Violence and Health. Report of the
World Health Assembly (WHA56.24), 56a Asamblea Mundial de la Salud (Ginebra,
Organización Mundial de la Salud, 2003).
A/61/299
32 06-49108
b) Se aseguren de que los directores y los maestros de las escuelas empleen
estrategias de enseñanza y aprendizaje no violentas y adopten medidas de disciplina
y organización en el aula que no estén basadas en el miedo, las amenazas, las
humillaciones o la fuerza física;
c) Eviten y reduzcan la violencia en las escuelas mediante programas
específicos que se centren en el conjunto del entorno escolar, por ejemplo
fomentando actitudes como enfoques basados en la resolución pacífica de
conflictos, la aplicación de políticas contra la intimidación y la promoción del
respeto de todos los miembros de la comunidad escolar;
d) Se aseguren de que los planes de estudio, los procesos de enseñanza y
demás prácticas cumplen plenamente las disposiciones y los principios de la
Convención sobre los Derechos del Niño y están libres de cualquier referencia
activa o pasiva a la promoción de la violencia y la discriminación en cualquiera de
sus manifestaciones.
3. En los sistemas de justicia y de atención al niño
112. Considerando que los Estados son responsables de garantizar la seguridad de
los niños en instituciones de acogida y centros de detención de menores, recomiendo
que los Estados:
a) Otorguen prioridad a reducir los índices de institucionalización de niños
fomentando que se preserve la unidad familiar, promoviendo alternativas basadas en
la comunidad y garantizando que la atención institucionalizada se utilice sólo como
último recurso. Deberían favorecerse en todos los casos las modalidades de atención
basadas en la familia, que deberían ser la única opción en el caso de lactantes o
niños muy pequeños. En los casos en que sea posible, los Estados deberían
asegurarse de que los niños acogidos en instituciones se reintegran en su familia en
condiciones adecuadas. Reconociendo la especial vulnerabilidad de los niños
indígenas y pertenecientes a minorías, los Estados deberían garantizar que esos
niños y sus familias reciben servicios de atención y apoyo basados en su cultura y
que los asistentes sociales cuentan con la capacitación adecuada para trabajar con
ellos de forma eficaz;
b) Reduzcan las cifras de niños que entran en el sistema de justicia dejando
de tipificar como delitos los denominados “delitos en razón de la condición”
(comportamientos que sólo se consideran delitos cuando los exhiben niños, por
ejemplo ausentarse injustificadamente de la escuela, fugarse de casa o “no poder
estar controlado por los padres”), los comportamientos de supervivencia (mendigar,
traficar con sexo, escarbar entre la basura, merodear o vagabundear) o actos
cometidos como parte de actividades de trata o explotación delictiva a que puedan
verse sometidos. Los Estados deberían crear también sistemas de justicia del menor
integrales y restitutivos que se centren en el niño, de conformidad con las normas
internacionales75. Las detenciones deberían limitarse a aquellos delincuentes
infantiles considerados un peligro real para los demás, y deberían invertirse recursos
__________________
75 Véanse, por ejemplo, los artículos 37, 39 y 40 de la Convención sobre los Derechos del Niño,
las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para la administración de la justicia de menores
(Reglas de Beijing), las Directrices de las Naciones Unidas para la prevención de la
delincuencia juvenil (Directrices de Riad), las Reglas de las Naciones Unidas para la Protección
de los Menores de Libertad y las Directrices de Acción sobre el Niño en el Sistema de Justicia
Penal.
A/61/299
06-49108 33
considerables en soluciones alternativas y en programas de rehabilitación y
reintegración en la comunidad;
c) Vuelvan a evaluar regularmente los ingresos de niños en instituciones,
examinando los motivos por los que éstos fueron ingresados en centros
penitenciarios o de acogida, a fin de devolverlos a sus familias o ponerlos en manos
de cuidadores en la comunidad;
d) Establezcan mecanismos eficaces e independientes de denuncia,
investigación y aplicación de la ley en los sistemas de justicia y de atención al niño
para tratar casos de violencia;
e) Aseguren de que los niños ingresados en instituciones conocen sus
derechos y pueden acceder a los mecanismos establecidos para protegerlos;
f) Aseguren una supervisión eficaz de las instituciones de justicia y los
centros de acogida por órganos independientes facultados para llevar a cabo visitas
no anunciadas, entrevistar en privado a los niños y al personal e investigar
acusaciones de actos de violencia;
g) Ratifiquen el protocolo facultativo de la Convención contra la Tortura,
que prevé un sistema de visitas independientes preventivas a los centros de
detención.
4. En el lugar de trabajo
113. Considerando que los niños menores de edad no deberían trabajar, y teniendo
en mente la importancia de proteger a la totalidad de los niños de cualquier tipo de
violencia en el lugar de trabajo, de acuerdo con lo dispuesto en los Convenios
Nos. 138 y 182 de la OIT, la Convención sobre los Derechos del Niño y otros
instrumentos internacionales, recomiendo que los Estados:
a) Apliquen leyes nacionales sobre trabajo, integren la eliminación del
trabajo infantil en las políticas nacionales de desarrollo y den prioridad a la
eliminación de las “peores formas” de trabajo infantil, que son intrínsecamente
violentas. Debería prestarse especial atención a la explotación económica de los
niños en el sector no estructurado de la economía, como en el ámbito de la
agricultura, la pesca y el servicio doméstico, donde este fenómeno se observa con
mayor frecuencia. Además, los Estados deberían garantizar la participación de los
niños trabajadores en los debates sobre posibles soluciones a este problema;
b) En los casos en que los niños estén trabajando de forma legal (es decir,
de conformidad con las convenciones y los convenios internacionales), creen y
apliquen marcos reguladores y procesos de inspección que incluyan expresamente
programas de prevención de la violencia, sistemas de notificación y procedimientos
de denuncia;
c) En los casos en que los niños estén trabajando ilegalmente, garanticen la
existencia de programas de recuperación e integración centrados en ayudar a niños
menores de edad y aquellos sometidos a las “peores formas” de trabajo a dejar de
trabajar, recibir educación y capacitación y mejorar sus posibilidades en la vida sin
más victimización;
d) Traten de conseguir el apoyo del sector privado, los sindicatos y la
sociedad civil para crear asociaciones que impulsen la adopción de medidas que
A/61/299
34 06-49108
fomenten la responsabilidad social de las empresas y alienten al sector privado, los
sindicatos y la sociedad civil a adoptar directrices éticas en apoyo de los programas
de prevención en el lugar de trabajo.
5. En la comunidad
114. Considerando que las medidas destinadas a evitar la violencia contra los niños
y dar respuesta a este problema en las comunidades deberían tener en cuenta los
factores de riesgo sociales y económicos y el medio físico de la comunidad,
recomiendo que los Estados:
a) Ejecuten estrategias de prevención para reducir los factores de riesgo
inmediatos en la comunidad. Dichos factores variarán de un lugar a otro, pero por lo
general suelen incluir la facilidad de acceso a drogas y alcohol, la tenencia y
portación de pistolas y otras armas y la utilización de niños en actividades ilegales;
b) Reduzcan las desigualdades sociales y económicas. Los gobiernos
deberían analizar la repercusión de las políticas públicas en la vulnerabilidad de las
comunidades y sus niños frente a la violencia e invertir considerablemente en la
aplicación de políticas y programas en materia social, de vivienda, empleo y
educación de calidad. Debería otorgarse prioridad a los enfoques centrados en la
pobreza y la mejora de los vínculos, a la participación y al establecimiento de redes
sociales en el seno de la comunidad y entre distintos grupos comunitarios,
favoreciendo así el ejercicio de los derechos económicos, sociales y culturales de
sus miembros;
c) Elaboren y lleven a cabo actividades de capacitación sobre los derechos del
niño entre los miembros de las fuerzas policiales que incluya información acerca de
formas adecuadas de tratar a todos los niños, especialmente los procedentes de grupos
marginados y discriminados; formen a la policía sobre las etapas del desarrollo del
niño, el proceso de desarrollo de la identidad, la dinámica y la naturaleza de la
violencia contra los niños, la diferencia entre un grupo normal de amigos y una banda
y el manejo adecuado de niños bajo los efectos del alcohol o las drogas;
d) Proporcionen un acceso temprano a servicios integrados, por ejemplo
servicios coordinados de remisión y seguimiento para víctimas y perpetradores;
mejoren la atención prehospitalaria y los servicios médicos de urgencia para las
víctimas, junto con servicios de apoyo físico y psicológico; y proporcionen
programas para rehabilitar a los autores de delitos, teniendo en cuenta que deben
responder plenamente por sus acciones;
e) Fomenten y respalden iniciativas del gobierno local y la sociedad civil
destinadas a prevenir la violencia contra los niños, especialmente ofreciendo
actividades seguras de recreo y otro tipo para niños de ambos sexos;
f) Alienten a los gobiernos locales y municipales a reducir los factores de
riesgo en el medio físico, asistiéndoles en esa tarea. La planificación urbanística
debería incluir espacios públicos seguros y bien iluminados para los niños, incluidas
rutas seguras para que los niños y adolescentes se desplacen por sus comunidades;
g) Elaboren un marco jurídico adecuado acorde a los instrumentos y las
normas internacionales pertinentes y apliquen plenamente leyes nacionales
destinadas a combatir la trata de personas, refuercen las iniciativas para proteger a
todos los niños de la trata y la explotación sexual, por ejemplo, mediante la
A/61/299
06-49108 35
cooperación bilateral, subregional, regional e internacional y, a este respecto,
armonicen los procedimientos, la cooperación y las definiciones legales a todos los
niveles. Las estrategias deberían abarcar desde la prevención primaria (es decir,
modificar las condiciones que hacen a los niños vulnerables frente a la trata) hasta la
aplicación de la ley contra los autores de la misma para obligarles a rendir cuentas,
y deberían asegurar que las víctimas de la trata y de toda forma de explotación
conexa no sean penalizadas;
h) Hagan más fácil el procesamiento de los delitos relacionados con la venta
de niños y la prostitución y la pornografía infantiles revisando las leyes nacionales
para eliminar el requisito de “doble incriminación”76. Los Estados Partes en el
Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la
venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía
deberían considerar la posibilidad de enmendar su legislación tomando como
referencia el Protocolo facultativo como base legal para las extradiciones
relacionadas con los delitos contemplados en el mismo;
i) Aseguren que los niños víctimas de trata reciben protección, acceso a
atención sanitaria, asistencia adecuada y servicios de reintegración social cuando
estén implicados en investigaciones penales y el proceso de justicia. En este
contexto, desearía señalar a la atención de los Estados las Directrices sobre la
justicia en asuntos concernientes a los niños víctimas y testigos de delitos de las
Naciones Unidas77;
j) Refuercen las iniciativas destinadas a combatir el uso de tecnologías de
información, como Internet, teléfonos móviles y juegos electrónicos, en la
explotación sexual de los niños y otras formas de violencia. Respalden las medidas
destinadas a educar y asesorar a los niños y las personas a su cargo acerca de los
peligros existentes en ese sentido, tipifiquen como delito la distribución, posesión o
utilización de pornografía infantil e impongan penas adecuadas al respecto;
k) Alienten a la industria de la información y la comunicación a idear y
aplicar normas generales para la protección del niño, realizar investigaciones sobre
equipos y programas informáticos que proporcionen protección y financiar
campañas educativas a nivel mundial sobre el uso seguro de las nuevas tecnologías.
C. Aplicación y seguimiento
“Necesitamos su apoyo para detener la violencia contra los niños, no sólo en
nuestra región, sino en todo el mundo. Hay un proverbio chino que dice ‘Gu
Cheung Lan Ming’, que quiere decir ‘no puede aplaudirse con una sola mano’.
Nosotros, los niños, somos una mano. Los adultos son la otra. La comunidad
es una mano. El Gobierno es otra ... Creemos firmemente que puede
construirse una comunidad donde reine la paz, el amor y la unidad si
trabajamos juntos por el futuro”
Jóvenes, Asia oriental y el Pacífico78
__________________
76 Una conducta debe ser delito tanto en el país en el que se cometió como en el país en el que se
pretende enjuiciar a su autor.
77 Consejo Económico y Social, resolución 2005/20.
78 Discurso de apertura de los delegados menores de 18 años; firma en el informe de los resultados
de las consultas regionales celebradas sobre el Estudio del Secretario General de las Naciones
Unidas sobre la Violencia contra los Niños: Asia oriental y el Pacífico (2005).
A/61/299
36 06-49108
115. La principal responsabilidad de aplicar las recomendaciones es del Estado. Sin
embargo, la participación de otros agentes a nivel nacional, regional e internacional
resulta fundamental para ayudar al Estado a llevar a cabo esa tarea. Dichos agentes
incluyen entidades de las Naciones Unidas, organizaciones de la sociedad civil
como instituciones nacionales pro derechos humanos, órganos profesionales como
asociaciones de médicos y enfermeras, asociaciones comunitarias, educadores,
padres y niños.
1. A nivel nacional y regional
116. Debería fomentarse sin demora la aplicación a nivel nacional. La integración
en los procesos nacionales de planificación de medidas destinadas a prevenir la
violencia contra los niños y dar respuesta a ese problema debería producirse en 2007
a más tardar y debería incluir el nombramiento de un coordinador, preferiblemente a
nivel ministerial. Antes de 2009 debería prohibirse por ley la violencia contra los
niños e iniciarse un proceso para elaborar sistemas nacionales de recopilación de
datos fiables. Los Estados deberían facilitar información sobre la aplicación de estas
recomendaciones en los informes que presenten al Comité de los Derechos del Niño.
Debería presentarse a la Asamblea General, en su sexagésimo primer período de
sesiones, un informe sobre los progresos realizados en esa aplicación.
117. Las organizaciones internacionales deberían alentar a los gobiernos a aplicar
esas recomendaciones y apoyarles en esa tarea. Recomiendo que las instituciones
financieras internacionales revisen sus políticas y actividades para tener en cuenta la
repercusión que puedan tener en los niños. Los equipos de las Naciones Unidas en
los países deberían incluir medidas destinadas a combatir la violencia contra los
niños en sus estrategias de reducción de la pobreza, las evaluaciones comunes de los
países y los marcos de asistencia para el desarrollo.
118. Los gobiernos deberían considerar la posibilidad de establecer un ombudsman
o comisionado de los derechos del niño, de conformidad con los principios relativos
al estatuto de las instituciones nacionales de promoción y protección de los derechos
humanos (“los Principios de París”)79. Dicha institución colaboraría estrechamente
con otros organismos especializados en cuestiones de salud pública y protección de
los niños y debería disponer de un mandato claro para supervisar el respeto de los
derechos del niño a nivel nacional, regional y local. En los casos en que procediese,
debería tener competencia para conocer de posibles denuncias de violaciones de los
derechos del niño interpuestas por el público, inclusive niños, y para investigarlas.
119. A la luz de la contribución de las organizaciones regionales a la elaboración
del estudio, las entidades locales deberían participar en la aplicación y el
seguimiento de sus recomendaciones. Debería alentarse a que se siguieran
elaborando mecanismos regionales como parte importante del marco general del
seguimiento. Aliento también a los sistemas regionales de protección de los
derechos humanos a que supervisen esa aplicación.
__________________
79 Principios relativos al estatuto de las instituciones nacionales de promoción y protección de los
derechos humanos. Disponibles en http://www.unhchr.ch/html/menu6/2/fs19.htm#annex. Estas
recomendaciones fueron aprobadas por la Asamblea General en su resolución 48/134, de 20 de
diciembre de 1993.
A/61/299
06-49108 37
2. A nivel internacional
120. En vista de la importancia de la coordinación entre los distintos sectores para
hacer frente al problema de la violencia contra los niños, recomiendo que la
Asamblea General pida al Secretario General que designe un representante especial
sobre la violencia contra los niños que actúe como promotor mundial prominente de
los derechos del niño para impulsar la prevención y eliminación de toda forma de
violencia contra los niños, alentar la cooperación internacional y regional y asegurar
un seguimiento de las presentes recomendaciones.
121. El representante especial debería difundir y promover las recomendaciones del
estudio en distintos foros internacionales, regionales y nacionales. Debería informar
periódicamente al Consejo de Derechos Humanos y la Asamblea General y
coordinar la elaboración de un informe sobre su aplicación para presentarlo a la
Asamblea General en su sexagésimo quinto período de sesiones.
122. El representante especial colaborará estrechamente (aunque sin duplicar
tareas) con el Comité de los Derechos del Niño, el Representante Especial del
Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados, el Relator
Especial sobre la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en
la pornografía, el Relator Especial sobre la Violencia contra la Mujer y la Relatora
Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños. También deberá
colaborar con los sistemas regionales de protección de los derechos humanos y
todas las demás iniciativas de seguimiento regionales y nacionales.
123. El representante especial debería recibir un mandato inicial de cuatro años.
Tomando como base la satisfactoria colaboración interinstitucional que caracterizó
la elaboración del estudio, el representante especial debería contar con el apoyo del
ACNUDH, el UNICEF y la OMS. Un grupo interinstitucional de las Naciones
Unidas para la violencia contra los niños con representación de organizaciones no
gubernamentales y niños debería también apoyar el seguimiento.
funny thanksgiving pictures funny pictures funny images funny photos

Volver al Listado de Artículos Jurídicos

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web