Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

La Cámara Gesell en el proceso penal

PROCESO PENAL. Procedimiento especial para menores. CAMARA GESELL. Planteo de inconstitucionalidad del art. 250 bis del C.P.P.N. Rechazo. Derechos del niño. Ausencia de violación a la garantía de

C. 24987 -

PROCESO PENAL. Procedimiento especial para menores. CAMARA GESELL. Planteo de inconstitucionalidad del art. 250 bis del C.P.P.N. Rechazo. Derechos del niño. Ausencia de violación a la garantía de "juez natural" y "defensa en juicio"

C. 24987 - "B., R. A. s/ inconstitucionalidad del art. 520 bis del C.P.P.N." - CNCRIM Y CORREC DE LA CAPITAL FEDERAL - Sala I - 28/12/2004
"El art. 250 bis del C.P.P.N., aporta un nuevo procedimiento para la recepción de declaraciones de menores damnificados por delitos de lesiones y contra la integridad sexual. En esos casos el juez queda relevado de interrogar, practicándose tal medida a través de personas expertas en el tratamiento de menores, tales como psicólogos o eventualmente psiquiatras. De tal modo, lo que se evita, a diferencia de lo manifestado por el incidentista, es, justamente, revictimizar al niño ante el interrogatorio de sujetos, tales como los jueces o empleados de un tribunal, que por no haber sido formados en la materia ahonden o le provoquen un nuevo perjuicio. No existe, en consecuencia, vulneración a la necesaria intervención del juez natural, porque, de hecho, sigue controlando el interrogatorio, sólo que lo hace por interpósita persona. La decisión adoptada por el legislador podrá ser opinable, pero desde el aspecto indicado nunca tendrá los defectos de inconstitucionalidad que se le atribuyen."
"En cuanto a la vulneración del principio de defensa en juicio, la Sala tampoco comparte los argumentos postulados por el apelante, ya que, tal como surge expresamente de la norma en cuestión, tanto el tribunal como las partes tienen la facultad de seguir las alternativas del acto, desde el exterior del recinto denominado "Cámara Gesell", ello sin perjuicio de que antes de comenzar con la entrevista, "el tribunal hará saber al profesional a cargo ... las inquietudes propuestas por las partes, así como las que surgieren durante el transcurso del acto...". Es decir, que en todo momento, las partes pueden ejercer su derecho de controlar la prueba, pudiendo, inclusive, sugerir preguntas cuya formulación al menor queda a criterio del profesional que lleva a cabo el interrogatorio, debiendo el juez resolver los conflictos que se puedan suscitar dejando constancia de ello en el acta."

///nos Aires, 28 de diciembre de 2004.//-
Y VISTOS:
El presente incidente llega a estudio del tribunal en virtud del recurso de apelación interpuesto por la defensa de R. A. B., contra el auto de fs. 8/9 vta., que rechazó su planteo de inconstitucionalidad del art. 250 bis del C.P.P.N.-
El recurso fue concedido a fs. 13 y mantenido oportunamente a fs. 18. Luego de haberse celebrado la audiencia prevista en el art. 454 del C.P.P.N., quedaron estos actuados en condiciones de ser resueltos.-
I. La defensa técnica del imputado se agravia por considerar que el art. 250 bis del código adjetivo vulnera normas constitucionales, el art. 3 de la Convención sobre los Derechos del Niño y "diversos convenios internacionales suscriptos por nuestro país", por privilegiar la investigación por sobre el interés del menor al prescindir del daño psicológico que el procedimiento impugnado puede ocasionarle al niño.-
Considera, asimismo, que el procedimiento en crisis viola las garantías de juez natural, al delegar "la manipulación del niño en un técnico", como así también la de defensa en juicio, ya que entiende que el juez y los demás auxiliares del proceso se convierten en meros espectadores el acto.-
Por último, entiende que la norma impugnada también transgrede las prescripciones de la ley 114 del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.-
II. El art. 250 bis del C.P.P.N., aporta un nuevo procedimiento para la recepción de declaraciones de menores damnificados por delitos de lesiones y contra la integridad sexual. En esos casos el juez queda relevado de interrogar, practicándose tal medida a través de personas expertas en el tratamiento de menores, tales como psicólogos o eventualmente psiquiatras. De tal modo, lo que se evita, a diferencia de lo manifestado por el incidentista, es, justamente, revictimizar al niño ante el interrogatorio de sujetos, tales como los jueces o empleados de un tribunal, que por no haber sido formados en la materia ahonden o le provoquen un nuevo perjuicio. No () existe, en consecuencia, vulneración a la necesaria intervención del juez natural, porque, de hecho, sigue controlando el interrogatorio, sólo que lo hace por interpósita persona. La decisión adoptada por el legislador podrá ser opinable, pero desde el aspecto indicado nunca tendrá los defectos de inconstitucionalidad que se le atribuyen.-
El procedimiento especial que prevé la norma en cuestión ha venido a introducir en el sistema procesal penal un medio a efectos de tornar efectivo el cumplimiento del art. 3 de la Convención sobre los Derechos del Niño, por el que nuestro país se compromete a "asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar", teniendo en cuenta que a partir de 1994 ésta reviste jerarquía constitucional, conforme el art. 75, inc. 22 de la C.N.. En ese sentido, Mary Beloff ha sostenido que: "Ello significa que comparte con la Constitución su supremacía y que, por lo tanto, se sitúa en el vértice de nuestro ordenamiento jurídico. Ello implica, también, que leyes, decretos y reglamentos del Poder Ejecutivo, resoluciones administrativas, actos administrativos de alcance individual y sentencias, deben aplicarla en un doble sentido, no sólo no contradiciéndose con las normas de la Convención sino en sentido positivo, adecuándose a lo prescripto por el tratado de modo que el tratado se desarrolle a través de esos dispositivos" ("Derechos del niño", publicado en La aplicación de los trataos sobre derechos humanos por los tribunales locales, 1a. Edición, 1a. Reimpresión, Editores del Puerto, Bs. As., 2004)). Por tales motivos, el tribunal entiende que el planteo formulado al respecto por la defensa de B. no resiste mayor análisis.-
En cuanto a la vulneración del principio de defensa en juicio, la Sala tampoco comparte los argumentos postulados por el apelante, ya que, tal como surge expresamente de la norma en cuestión, tanto el tribunal como las partes tienen la facultad de seguir las alternativas del acto, desde el exterior del recinto denominado "Cámara Gesell", ello sin perjuicio de que antes de comenzar con la entrevista, "el tribunal hará saber al profesional a cargo ... las inquietudes propuestas por las partes, así como las que surgieren durante el transcurso del acto...". Es decir, que en todo momento, las partes pueden ejercer su derecho de controlar la prueba, pudiendo, inclusive, sugerir preguntas cuya formulación al menor queda a criterio del profesional que lleva a cabo el interrogatorio (ver Navarro - Daray, Código procesal Penal de la Nación, tomo 1, 1a. Edición, Hammurabi, Bs. As., 2004, pág. 622 y ss.), debiendo el juez resolver los conflictos que se puedan suscitar dejando constancia de ello en el acta.-
En cuanto al último de los agravios, referente a la vulneración de la ley 114, el tribunal comparte los argumentos vertidos por el Sr. fiscal general en su dictamen agregado a fs. 24/26 del presente, los que da por reproducidos.-
Por tales motivos, habrá de homologarse el auto puesto en crisis, con costas de la alzada, ya que resulta aplicable el principio general que rige en la materia, es decir la imposición a la parte que promovió el incidente y cuya pretensión resultó rechazada, sin que se advierta en autos la concurrencia de la excepción prevista en la última parte del art. 531 del C.P.P.N.-
Por ello el tribunal RESUELVE:
CONFIRMAR el auto de fs. 8/9 vta. en cuanto ha sido materia de recurso, con costas (art. 531 del C.P.P.N.).-
Los Dres. Edgardo A. Donna y Alfredo Barbarosch no suscriben la presente por hallarse en uso de licencia. Notifíquese, oportunamente devuélvase, y sirva lo proveído de atenta nota de envío.//-
Fdo.: GUSTAVO A. BRUZZONE - CARLOS A. ELBERT
funny thanksgiving pictures funny pictures funny images funny photos

Volver al Listado de La Cámara Gesell en el proceso penal

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web