Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

Notas de Actualidad

ASAPMI REPUDIA AFIRMACIONES DEL SENADOR URTUBEY

ASAPMI repudia las afirmaciones del Senador por la Provincia de Salta, Rodolfo Urtubey, puntualmente cuando plantea que “ […] En las violaciones intrafamiliares no se puede hablar de violencia[…]”.
Entre los días 8 y 9 de agosto, vivimos uno de los actos más esclarecedores de la democracia en Argentina. Nuestra Constitución Nacional plantea en su artículo 1º que la forma de gobierno que adopta nuestro país es “representativa, republicana y federal”. Y así fue, nuestros legisladores, manifestaron sus opiniones, convicciones y votaron por un proyecto de ley que conmovió y movilizó a casi toda la población argentina y que repercutió en muchos medios y Organizaciones de la Sociedad Civil en distintas latitudes del mundo.
Pero especifiquemos un poco más nuestro decir. Algunas de las características del sistema republicano, etimológicamente entendido como res publica, es decir “cosa de todxs”, son, por un lado, la periodicidad en los mandatos, y por otro, la publicidad de los actos de gobierno.
Desde el tratamiento legislativo del proyecto de ley de interrupción voluntaria, gratuita y segura del embarazo, amplios sectores de la sociedad civil ocuparon la “plaza pública”, los medios de opinión y las redes sociales. No importa aquí si fue y es a favor, en contra, o proponiendo proyectos alternativos, todxs ejercieron el derecho civil de expresar su opinión, así como también su-nuestro- derecho político de peticionar a las autoridades. La ciudadanía hizo suya, como hacía años no sucedía, una causa pública; y desde allí puso el foco de atención en los debates que fueron sucediéndose en ambas cámaras del Congreso. Desde los “expertos” y voces varias de la ciudadanía, hasta los momentos culmines de su tratamiento y,así, nuestrxs legisladores fueron dando sus pareceres y sus procederes. Perplejos fuimos escuchando que: “el virus de HIV pasa la porcelana”, “las mujeres son equiparables a mandriles, marsupiales y cachorros”, “que no hubo tiempo de leer el proyecto” por eso, la Senadora Valverde votó en contra del mismo y en el cenit del asombro y el rechazo, el Senador Rodolfo Urtubey manifestó que “La violación no tiene esa configuración de violencia contra la mujer sino que es un acto no voluntario con una persona que tiene una inferioridad absoluta de poder frente al abusador, por ejemplo en el ambiente intrafamiliar, donde no se puede hablar de violencia pero tampoco se puede hablar de consentimiento. Sino de una subordinación, de una sujeción”.
Ante esto surgieron los primeros intentos de explicaciones: ¿Nerviosismo en la exposición?, ¿Una frase sacada de contexto? ¿Malinterpretación tendenciosa? A estos interrogantes, ASAPMI dice no.
Estamos en presencia de un imaginario patriarcal, donde aun se le asigna al padre de familia la potestad sobre cada una de los integrantes del núcleo familiar, potestad que se ancla en el castigo, en la subordinación, y hasta en la apropiación de los cuerpos como propiedad adquirida por mandato cultural.
Pero las palabras, que parecen violentar más que los actos citados, van más allá, denotan el desconocimiento del acto más atroz que puede realizarse sobre los niños, niñas y adolescentes, el abuso sexual intrafamiliar. Acto que es premeditado, que se concreta durante años, que sume a cada una de las víctimas en la vergüenza, la soledad y el autoculpamiento y que deja secuelas permanentes tanto en el cuerpo como en la psiquis de aquellxs que lo han padecido, puesto que “suelen experimentar un trauma peculiar y característico de este tipo de abusos: se sienten cómplices, impotentes, humillados y estigmatizados. Este trauma psíquico se potencia con el paso del tiempo, cuando la consciencia de lo sucedido es mayor.” (UNICEF: 2016)
Lo expresado por el Senador Urtubey, a la vez, es violatorio de los derechos personalísimos de cada ser humano, pero en particular de los derechos que como sujetos plenos tienen nuestrxs niños, niñas y adolescentes, tal como se manifiesta en la Convención Internacional sancionada en 1989 y ratificada por nuestra Constitucional Nacional en 1994.
Ante esto, la ciudadanía en su amplia mayoría, y desde ASAPMI, recuperamos una consigna tristemente conocida en nuestra historia: NUNCA MAS!
Nunca más una niña, niño o adolescente con derechos vulnerados, temiendo a aquellos de los que debería esperar afecto, abrigo y protección, nunca más prácticas ideológicas y culturales que violenten el pleno desarrollo de sus capacidades. Nunca más prácticas políticas –que trasuntan en acciones sociales y económicas- que constriñan los derechos adquiridos por años de luchas, de prevención, de promoción y de reivindicación.
Este es un compromiso, que desde ASAPMI, al igual que lo han manifestado un número más que considerable de Organizaciones de la Sociedad Civil, volvemos a renovar, porque, como dijo José Saramago: “Si el mundo alguna vez consigue ser mejor, solo habrá sido por nosotros y con nosotros”.

Volver al Listado de Notas de Actualidad

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web