Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

Notas de Actualidad

Gacetilla de Prensa: Revictimización de Niñ@s Maltratados

Comisión de Prensa

ASAPMI se ha reunido con varios medios de prensa a los que se les ha hecho llegar esta gacetilla. Nuestro agradecimento a Viviana Campos de la Revista Nómade, Jorge Garaventa del Foro Electrónico Psicología y Niñez y a Gabriela Manuli de Perfil por su presencia y colaboración.

Revictimización de Niñ@s Maltratados
Hoy, si cada minuto hay un niño o una niña maltratad@ en nuestro país, cada dos minutos hay un niño o una niña revictimizad@.
Revelar que un niño o niña es objeto de malos tratos es, sin duda, un acto de coraje, mucho más cuando es la víctima quien se siente culpable de revelar y el victimario tiene absolutamente naturalizado su acto. Por ende, la denuncia, sobre todo de la violencia, abusos emocionales y sexuales contra niños y adolescentes, la mayor parte de ellos dentro de la familia, resulta fundamental aún a costa de la vergüenza, el miedo y hasta el amor que los niñ@s víctimas de malos tratos tienen por los integrantes de esa familia que debe protegerlos. Esta denuncia tiene un doble efecto, el primero sobre el hecho aberrante en si mismo y el segundo por la enunciación al conjunto de la sociedad de lo que sucede fuera de la familia y en especial dentro del ámbito de la misma
“Milagros es una niña que fue asesinada por sus dos hermanitos de de 9 y 7 años de edad. El carácter del acto asumido por los hermanitos lleva a confirmar que el 50% de los maltratadores menores de 16 años son hermanos biológicos.”
( Alirante Brown, 2008 )
La revictimización es peor que la propia victimización.
Revictimizar es más grave porque significa que, aún después de existir una revelación, la misma es desmentida con argumentos y creencias que en lugar de cortar el circuito de la violencia, lo legitiman. En esta revictimización no participa sólo la familia; también lo hacen los servicios de protección a la infancia, los profesionales sin ningún tipo de preparación para la tarea, así como instancias administrativas del Estado o de los servicios de justicia.

Formas de Revictimización:
a-Revincular un niño con su familia de origen, en la que ha sido objeto de malos tratos, con el argumento de que “ es la familia que tiene”, o que se trata de familias pobres y que “si asistimos social, económica y terapéuticamente a la familia dejarán de victimizarlo”, cuando sabemos que no van a ser asistidos y, aún asistidos, hay casos en que el maltrato es tan grave que existe un riesgo cierto para el niño o la niña.
“Marquitos es un niño pequeño internado en el Hospital Fernández con severos síntomas de maltrato por parte del padre. A instancias de la defensoría local se retira al niño del hospital y se lo obliga a retornar al hogar donde fue maltratado” (Capital Federal, 2008).

b-Hacerle pasar al niño por innumerables entrevistas diagnósticas con el argumento de que “una cosa es el fuero civil y otra el penal”, o achacarle la culpa a los profesionales que producen informes contradictorios, erróneos, incorrectos, etc., etc..
“Maria del Rosario, de 5 años, presuntamente abusada sexualmente por su papá, debe revelar el abuso en 18 entrevistas diagnósticas a lo largo de 2 años, con psicólogos y psiquiatras forenses entre el fuero civil y el penal, y aún así su caso deja dudas por lo que el ofensor es sobreseído” (Capital Federal, 2007).
“El año pasado, la fiscal interviniente pidió el procesamiento de la perito psicóloga Adriana Vitale y de la psicóloga clínica Ana María Birades, como parte de su actuación en la causa en la cual se investigaba el supuesto abuso sexual de 39 niñas y niños en un jardín de infantes de un colegio religioso por parte de un profesor de educación física.” (Mar del Plata, 2006).
En el caso Grassi, el profesional que atendió al joven abusado. Enrique Stola fue agredido, presionado y amenazado por haber validado el diagnóstico de Abuso Sexual ( Buenos Aires, 2006)

c-No poseer los necesarios conocimientos especializados en la materia de malos tratos y abuso sexual, emitiendo opiniones, diagnósticos o sentencias en base a preconceptos ideológicos.
"El fallo de la Cámara de Zapala tomó como fundamento del sobreseimiento de un ofensor sexual el hecho de que hubo consentimiento por parte de la víctima, hecho que nos resulta aberrante porque los jueces desconocieron la historicidad de cómo se produce una situación de abuso intrafamiliar, explicó Paula Tarelli, Subsecretaria de Desarrollo Social (San Martín de los Andes, 2006).
“El profesor Adaime fue sobreseído con fecha 22/09/2006 de la Violación a los Derechos Humanos en la dignidad moral de las adolescentes. La denuncia de extorsión y abuso sexual en el Colegio Nacional Gral. Belgrano es retomada por Martha Pelloni (Curuzú Cuatiá, 2006).

d-Revincular al niño con padres sospechados de abuso sexual haciendo que el propio niño o la familia supervisen al ofensor, todo en base al argumento de que “no se le puede negar el padre al niño”.
“La rehabilitación del abusador: el mejor tratamiento de las víctimas de abuso y maltrato. Esta rehabilitación posible del padre se visualiza como el mejor tratamiento tutelar para la hija víctima de abuso y sus hermanos víctimas de malos tratos, rehabilitación que sólo es posible mediante una terapia familiar conminatoria, en la que el padre debe tener muy claro que la deberá hacer bajo apercibimiento de que la no concurrencia a terapia, y/o la reiteración de conductas respecto de sus hijos tales como las que originaron esta causa, le implicarán un pedido de pérdida de patria potestad, a más de la exclusión del hogar por la vía judicial que corresponda. Terapia que tendrá como fin trascendente que los menores recuperen para si un padre en sentido positivo” (Berkunsky, Mabel. En perspectivas sistémicas. Buenos Aires, julio. 2004).

e-Desconocer, archivar, minimizar informes especializados con el argumento de que no es esa la instancia que corresponde.

f-Institucionalizar al niño o la niña “ porque no le encontramos ninguna familia o persona que los pueda proteger”, cuando sabemos que existe el concepto de familia extensa, pequeño abrigo, etc., etc..

Lo importante es que la revictimización es presentada a la sociedad con argumentos supuestamente verdaderos:
“La Sala 2a. de la Cámara en lo Penal Rosario absolvió a una prostituta que había sido condenada a 10 años de prisión por el delito de promoción y facilitación de la prostitución de menores agravado por el vínculo, al entender que la mujer no había hecho más que repetir un patrón cultural heredado de su madre y de su abuela, quienes también habían sido trabajadoras sexuales. El tribunal sí la condenó por el delito de lesiones leves a un año de prisión”.

Esa es la lógica terrible de la desmentida. Esta desmentida lleva implícita la impostura de quien desmiente - desde el propio ofensor, agresor o abusador, hasta el más conspicuo defensor de los derechos de l@s niñ@s – En ese sentido no debe olvidarse la sentencia que sobreseyó al Prof. Melo Pacheco estuvo basada en una “psicosis colectiva” de los 39 niños inducida por psicólogos y padres. En síntesis, no hablamos de cavernícolas sino de caballeros y damas reclamando sus derechos.

Esto deja a los servicios de protección de la infancia y la adolescencia frente a un dilema: si condenan esa lógica, se exponen a ser denostados por ser defensores de leyes perimidas o transgresores de la Ley 26061, y si callan, son cómplices de la revictimización.

Por ende, impedir la revictimización es oponerse al discurso de la desmentida. En ese sentido, el Proyecto de Ley para la Protección, Sanción y Erradicación de la Violencia y el Abuso de Poder en el ámbito de las Organizaciones Familiares es un intento, no el único, de imponer límites éticos a la desmentida, calificar la denuncia, preservar la integridad física, emocional y sexual, de l@s niñ@s y adolescentes integrantes del grupo familiar, impedir la revinculación compulsiva de niños maltratados con sus agresores- pertenezcan a una familia pobre o rica- y proteger al profesional especializado que informa el maltrato, para cortar así no sólo el circuito de la victimización sino también el de la revictimización de niñ@s y adolescentes.

Es hora de que el Estado impida tanto la victimización como la revictimización de los niños, renunciando a argumentos que solo reproducen el sufrimiento, tanto en este presente como para el futuro de nuestr@s niñ@s y adolescentes.
funny cartoon pictures funny pictures funny images funny photos




Volver al Listado de Notas de Actualidad

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web