Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

Notas de Actualidad

ASAPMI REPUDIA

EN LA PROVINCIA DE CORDOBA SE DECLARA INIMPUTABLE A UN FEMICIDA POR “DELIRIO CELOTÍPICO”

ASAPMI REPUDIA
EN LA PROVINCIA DE CORDOBA SE DECLARA INIMPUTABLE A UN FEMICIDA POR “DELIRIO CELOTÍPICO”


ASAPMI - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infanto Juvenil - repudia la sentencia de la Cámara de Acusación de la Provincia de Córdoba al declarar como inimputable a Miguel Angel González por considerar que padece “delirio celotípico”.

El 25 de junio de 2012 Carlos Alberto Salazar y Francisco Horacio Gilardoni, integrantes de la Cámara de Acusación de la provincia de Córdoba, resolvieron declarar inimputable al imputado Miguel Ángel González, quien el 12 de mayo de 2010 mató a su esposa, Sandra Mabel Quispe - con quien se encontraba separado de hecho -, de una puñalada en el tórax.

Mientras que en primera instancia el Juez de Control Nº 8 consideró imputable a González condenándolo por homicidio agravado, la referida Cámara revocó esta decisión. La fundamentación de los jueces se basa en que Miguel Ángel González padece de "delirio celotípico", figura peligrosa que oculta los actos posesivos y violentos perpetrados por el varón hacia la mujer bajo un supuesto obrar carente de “culpabilidad”.
Para Salazar y Gilardoni, los actos que manifiestan la patología de González fueron haber redactado una carta donde claramente da indicaciones de lo que debía hacerse respecto a los bienes o a su hija y de la causa de lo que había hecho, matar por celos; haber dicho que se quiso ahorcar porque la vio con un amigo y preguntarle insistentemente acerca de este hombre, y tener "la convicción de que ella se va a emborrachar y abrir las piernas a cualquiera". Resulta evidente que las pruebas de cargo de la fiscalía que acreditan claramente la responsabilidad, imputabilidad, peligrosidad y - por qué no decirlo - el ensañamiento del imputado, son invocadas mediante una exégesis que provoca escalofríos, de acuerdo a estándares pretendidamente psicopatológicos perimidos y superados, para justificar inadmisiblemente un delito aberrante sancionado y previsto desde lejos por el derecho comunitario.



Para estos camaristas, las situaciones de violencia a las que González sometía a su ex esposa - acoso, amenazas de muerte, humillaciones, controles, acusaciones de engaño - eran tenidas en cuenta como aspectos de su patología: “como la quiso recuperar y no pudo, la mató”. Esta fundamentación desconoce la legislación nacional e internacional respecto del reconocimiento de los derechos de las mujeres, como lo es la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer incorporada a nuestra Constitución Nacional en el art. 75 inc. 22, su protocolo facultativo, la Recomendación General Nº 19, la ley 26.342 que ratifica la Convención Interamericana para Prevenir, Erradicar y Sancionar la Violencia Contra la Mujer y la Ley Nº 26485 de Protección Integral de las Mujeres.

Las investigaciones consensuadas referidas a la violencia contra las mujeres en las relaciones conyugales, afirman que lo que opera en tales situaciones es la creencia del varón de que la mujer es un objeto que le pertenece y a quien dominará cueste lo que cueste, incluso con la muerte.

Este tipo de fallos deja traslucir la persistencia del trasfondo patriarcal en ciertos/as operadores/as judiciales que contribuye a avalar y legitimar la ocurrencia de femicidios. En este sentido, los valores patriarcales imperantes en nuestra sociedad favorecen la naturalización de la violencia de género, haciendo que ésta no sea percibida como un hecho social que viola los derechos a la integridad personal y a la salud de las víctimas.

Nos alarma asimismo el impacto altamente negativo de esta decisión en la hija menor de edad de la Sra. Sandra Mabel Quispe y del imputado. Además de tener que absorber las consecuencias altamente traumáticas en la esfera emocional y espiritual por la muerte de su madre a manos de su padre, esta niña recibirá el terrible mensaje de que este hecho se encontraba de alguna manera justificado, como dicen estos jueces de cámara.

Desde ASAPMI, en el marco de la defensa del respeto por los derechos de las personas, repudiamos este fallo y demandamos la observancia de los instrumentos legales existentes que permitan la protección de las víctimas y la penalización de los femicidios - mensaje imprescindible desde el Estado a la sociedad de que no habrá tolerancia a la violencia de género, como asimismo de repudio franco e indubitado a cualquier forma de victimización primaria o secundaria contra todos los seres humanos en situación de vulnerabilidad.


Buenos Aires, Octubre de 2012

COMISION DIRECTIVA DE ASAPMI


Dra. María Inés Bringiotti -Secretaria
Lic. Patricia Elena Visir - Presidenta



Volver al Listado de Notas de Actualidad

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web