Asapmi - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infantojuvenil

Notas de Actualidad

Declaración sobre el supuesto Síndrome de Alienación Parental (SAP)

ASAPMI

Los miembros de la Comisión Directiva de ASAPMI - Asociación Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil, miembro/país de la International Society Prevention of Child Abuse and Neglect (ISPCAN), sostenemos en relación al denominado "Síndrome de Alienación Parental":
1).- En primer lugar debe destacarse que dado el carácter devastador del abuso sexual infantil –especialmente intrafamiliar- hacia la infancia, cualquier situación de sospecha seria o razonable debe investigarse y diagnosticarse en forma adecuada e idónea.
2).- Que dicha investigación y diagnóstico debe ser realizado por los profesionales integrantes del equipo de salud y/o por los equipos debidamente especializados y entrenados en la temática.
3).- Que todos los integrantes los profesionales de la salud, los servicios sociales y educativos –y no sólo los especializados- tienen el imperativo ético y legal de denunciar de acuerdo a lo que indican las leyes locales de protección contra la violencia familiar, a partir de la sospecha seria o razonable.
4).- Que desde esta sociedad no puede más que promoverse el proceso de visibilización de la violencia intrafamiliar, especialmente del maltrato infantil en sus diferentes modalidades.
5).- Que el síndrome de alienación parental no configura un verdadero síndrome, en razón de que no es indicativo del conjunto de síntomas de una enfermedad mental que padecería el progenitor que alega Abuso Sexual Infantil.
6).- Que los expertos en la temática no reconocen al S.A.P. bases científicas porque se basan en investigaciones unilaterales de Gardner no corroboradas en la práctica.
7).- Que el S.A.P. no está incluido en el DSM IV (Diagnostical and Statistical Manual of Mental Disorders IV versión) ni en las normas de la Organización Mundial de la Salud y ha sido recientemente rechazada su inclusión en el DSM V.
8).- Que ante una situación de sospecha puede suceder que: a) el niño fue víctima de abuso, y su relato es creíble y exacto, b) el niño fue víctima de abuso, pero padece un déficit cognitivo o emocional que impide que su relato sea creíble, c) el niño fue víctima de abuso, pero tiene miedo de manifestarlo, d) el niño fue víctima de abuso, pero una malentendida lealtad le impide relatarlo, e) el niño no fue víctima de abuso, y su relato de abuso es producto de haber malinterpretado conductas de sus padres, f) el niño no fue víctima de abuso, pero los padres han malinterpretado conductas que los llevaron a considerar la sospecha de abuso y g) el niño no ha sido objeto de abuso, pero cuya convicción emana de la inducción o la co-construcción de/con alguno de sus padres: ello constituye un falso alegato.
9).- Que el falso alegato constituye una forma del subtipo del maltrato infantil denominado ABUSO EMOCIONAL, constituido por el fracaso en el reconocimiento o la toma de conciencia de la individualidad del niño y las fronteras psicológicas. Concretamente por usar al niño para el logro de las necesidades psicológicas de los padres y/o por la falta de habilidad para distinguir entre la realidad del niño y las creencias y los deseos de los adultos.
10).- Que todo diagnóstico serio de abuso sexual infantil es un diagnóstico diferencial de la posibilidad de falso alegato o de la concurrencia de acontecimientos que puedan dar una explicación alternativa a la hipótesis de abuso.-
funny cartoon pictures funny pictures funny images funny photos

Volver al Listado de Notas de Actualidad

ASAPMI: Asociacion Argentina de Prevención del Maltrato Infanto-Juvenil
Escríbanos al email: info@asapmi.org.ar
Diseño de Páginas Web